Menu
·Inicio
·Documentos Interesantes
·Retórica de la Escuela Austriaca
·Filosofía de Hayek
·Filosofía de Mises
·Noticias


Estados Unidos ataca a defensor del libre mercado en Guatemala

 Version imprimible

Estados Unidos ataca a defensor del libre mercado en Guatemala


Mary Anastasia O?Grady
Puede ver el art?culo original Aqu?


Martes, 7 de agosto de 2001

AIPE. La Universidad Francisco Marroqu?n, en Guatemala, comparte los valores tradicionales americanos de libre competencia, respeto por la propiedad privada, igualdad ante la ley y gobiernos limitados. Manuel Ayau fund? esa universidad en 1971 como respuesta al socialismo dominante en las universidades p?blicas. Los j?venes que buscan revertir una larga historia de represi?n gubernamental, y la miseria que esta produce, necesitaban un sitio donde estudiar.

En una regi?n donde los acad?micos tienden m?s a clamar ?Viva el Che? o ?Yanqui go home? que dar vivas al mercado, uno pensar?a que Estados Unidos fomentar?a la identificaci?n de esa universidad con valores cl?sico-liberales. Pero en d?as pasados funcionarios de la universidad se enteraron que la embajada de Estados Unidos en Guatemala estaba circulando entre los embajadores de otras naciones un documento etiquetando al Sr. Ayau y a la Marroqu?n como enemigos de la democracia. Se supo del ataque porque m?s de un diplom?tico quiso que los funcionarios de la universidad se enteraran de lo que el gobierno de Estados Unidos dec?a a sus espaldas.

Lo que la diatriba estadounidense expone es que ?la lucha guatemalteca por establecer instituciones democr?ticas confiables, bajo el imperio de la ley, se hace considerablemente m?s dif?cil por la antipat?a generada por la Marroqu?n en contra del gobierno?. No se identifica al autor, pero un diplom?tico alega que el documento le fue entregado por Prudence Bushnell, embajadora de Estados Unidos. Cuando se le pregunt? sobre esto, un vocero de la embajada americana respondi?: ?sin comentarios?. A?adiendo: ?no es pol?tica nuestra comentar sobre despachos diplom?ticos, se originen estos en la embajada de Estados Unidos o en otra misi?n diplom?tica?.

Fue la embajada misma la que circul? el documento. Podemos s?lo adivinar sus prop?sitos, pero dudo que a la embajadora Bushnell le haya gustado el art?culo que publicamos en el Wall Street Journal el 18 de mayo, escrito por Armando de la Torre, profesor de la Marroqu?n. Contaba c?mo la embajadora Bushnell acudi? a la legislatura guatemalteca para exigir la promulgaci?n de normas laborales dictadas por Estados Unidos. Un representante comercial del gobierno de Estados Unidos admiti? que esas leyes se le estaban imponiendo subrepticiamente a Guatemala porque ?necesitamos tirarle un hueso a los sindicatos? en Estados Unidos. Es decir, Estados Unidos trata de aumentar el costo de la mano de obra en Guatemala para complacer a la confederaci?n sindical americana AFL-CIO, la cual exige que las negociaciones comerciales con los pa?ses en desarrollo incluyan cl?usulas que reduzcan la brecha entre el costo local de la mano de obra y el de f?bricas americanas sindicalizadas.

El profesor De la Torre sabe que cuando se aumenta el costo de mano de obra se reduce la demanda de personal, por lo que su art?culo criticaba la intervenci?n americana en Guatemala, la cual reduce el n?mero de puestos de trabajo al alcance de los pobres. Sin embargo, el documento de la embajada alega que la Marroqu?n tiene objetivos muy diferentes. Refleja as? una abierta predisposici?n contra la libertad individual y la libertad econ?mica, adem?s de marcada hostilidad hacia el Sr. Ayau, a quien ataca personalmente por ?insensible? y ?antidemocr?tico?.

El principal pecado del Sr. Ayau, seg?n la embajada americana, parece ser que est? de acuerdo con muchos economistas especialistas en desarrollo, quienes rechazan la redistribuci?n del ingreso y las regulaciones como medios para acabar con la pobreza. Durante su propio desarrollo, Estados Unidos evit? tales pol?ticas que impiden el crecimiento, pero algunos de sus esbirros quieren impon?rselas a Guatemala. Eso le ha causado gran impopularidad a la embajada. El 1? de agosto, una huelga nacional masiva incluy? a cinco mil manifestantes furiosos frente a la embajada de Estados Unidos, protestando la insistencia del gobierno americano en que se aumenten los impuestos. Una de las banderolas dec?a ?Bushnell go home?.

El documento de la embajada utiliza una cita de Lawrence Harrison de Harvard refiri?ndose al Sr. Ayau como ?el arquetipo de la extrema derecha, oligarca latinoamericano? y procede a condenar sus posiciones libertarias. Claro que la combinaci?n ?oligarca / libertario? es un mal chiste porque se trata de dos filosof?as opuestas que jam?s pueden coexistir. Adem?s, parece que Harrison no dijo eso.

Vale la pena preguntar por qu? la embajada americana ataca por debajo de la mesa la ideolog?a de una universidad privada y de un ciudadano privado. En eso no est? representando los intereses de los ciudadanos americanos. Adem?s, la universidad defiende los mismos principios adoptados por la administraci?n Bush y un aliado no merece ser torpedeado.

La universidad lucha contra la repartici?n de privilegios por parte del gobierno y tambi?n ha hecho un gran esfuerzo en incluir a la poblaci?n ind?gena en sus programas. Con esto el Sr. Ayau se ha ganado la enemistad tanto de la derecha conservadora como de la izquierda socialista. Hace alg?n tiempo, unos sindicalistas desfilaron con una urna para Ayau porque ?ste apoya las privatizaciones y la desregulaci?n econ?mica.

En la derecha, productores protegidos resienten la lucha de Ayau a favor del libre comercio. Esto lo ha hecho impopular entre las elites empresariales. Hace un par de a?o asist? a una ceremonia de graduaci?n de la escuela graduada de administraci?n de la Marroqu?n. Habl? T. J. Rodgers, fabricante de semiconductores, acerca de su famosa rebeli?n contra los intentos de su sector industrial en obtener protecci?n gubernamental contra las importaciones extranjeras. Implor? a la audiencia que rechazara el proteccionismo. Fue una t?pica lecci?n de la Marroqu?n, la cual sostiene que el fundamento de una sociedad justa es un sistema legal que proh?be la intervenci?n arbitraria del gobierno.

Los contorsionados ataques de la embajada contra Ayau y el empe?o de la embajadora Bushnell en difundirlos pueden causar risa, pero no es nada gracioso mostrar a Ayau como un camisa parda nazi ni como un se?or feudal que maltrata a los pobres.

Que el Sr. Ayau crea en el impuesto de tasa ?nica, que desapruebe del sistema de educaci?n p?blica e insista que ciertas normas laborales perjudican a los m?s pobres, impidiendo que consigan empleo, son todos puntos de vista justificables. Si la embajada los quiere debatir, que lo haga abiertamente, como corresponde en pa?ses civilizados, en lugar de tratar de sabotear a su oponente con ataques subrepticios.

Editora de la columna Las Am?ricas del Wall Street Journal, diario donde fue publicado originalmente este art?culo y autoriz? la traducci?n de AIPE.

Visitantes
Actualmente Hay 1 Visitante(s)

Enlaces







@ Webmaster: Juan Luis Herrera García jluishg@ufm.edu
Página generada en 0.004 segundos>
Visitante No. 42359