Historia de la Filosofofia Antigua

1. Unidad Introductoria

OBJETIVO: Iniciar en el conocimiento de los grandes pensadores cl?sicos de la Grecia Antigua, para que desde all? haya una motiven a estudiar con inter?s y esmero toda la Historia de la Filosof?a.

2. Filosof?a Oriental

Filosof?a India: Geogr?ficamente propicia para las invasiones. Se le considera como la cuna de una de las culturas m?s antiguas del mundo. En el a?o 1600 a.C. los arios invadieron el noroeste de la India y desde all? pasaron al oriente y al sur. As? fueron formando una cultura resultante de la mezcla de su propia cultura aria con la cultura ind?, apareciendo, entonces, la cultura ind? ? aria, donde evolucion? el pensamiento filos?fico de la India.

Lo primero que debe tenerse en cuenta es que el esp?ritu de los ind?es se dirige m?s a lo eterno que a lo temporal, de ah? la dificultad para precisar las fechas. Tampoco se habla de pensadores concretos, puesto que la persona no interesa, s?lo permanecen sus pensamientos. En la evoluci?n del pensamiento ind? sobresalen dos per?odos:

  • Per?odo Veda: 1500 a.C. ? 500 a.C.
  • Per?odo Cl?sico: 500 a.C. ? 1000 d.C.

    Per?odo Veda: Se caracteriza por la unidad alrededor de la religi?n Braham?nica. El nombre le viene de unos escritos de car?cter religioso, de ?pocas diversas y de autores an?nimos, llamados Vedas. La extensi?n de los vedas equivale a unas seis veces la Biblia. Dentro de estos escritos hay una divisi?n seg?n el oficio que desempe?aba en el culto:


  • Convocador: Rig Veda (versos).
  • Cantor: Sama Veda (cantos).
  • Oficiante: Yagur Veda (plegarias).
  • Sumo Sacerdote: Atherva (f?rmulas m?gicas).

    A?o por a?o, estos libros recib?an adiciones y de acuerdo al tiempo en que aparec?an, se hac?an nuevas divisiones, la ?poca principal es aquella en que surgen los Upanishadas, que son f?rmulas muy secretas aparecidas m?s o menos del 750 al 500 a.C.

    Doctrina de los Upanishadas: En un principio no aparece la diferenciaci?n entre las cosas animadas y las inanimadas... la materia se confund?a con el esp?ritu... se cre?a que todo estaba animado y que los hombres no se diferenciaban de las cosas. En este ambiente de bajo nivel cultural apareci? una pregunta filos?fica: ?habr? algo oculto detr?s de la multiplicidad de las cosas? ? este mundo, con todas sus cosas, habr? tenido un principio. Todo se queda en la duda radical, pero lo que s? aparece claro es el deseo de buscar la unidad.

    A lo largo de toda la literatura Upanishada se respira un ambiente de marcado pesimismo. En ella sobresalen tres doctrinas:

    Doctrina del Brahman: Originalmente signific? oraci?n; m?s tarde conocimiento religioso y finalmente, el principio creador c?smico, el fundamento original de todas las cosas.

    Doctrina del Atman: Originalmente signific? soplo, aliento; luego, lo m?s ?ntimo del propio yo, del alma, del esp?ritu. En una palabra, se entend?a por Atman "el en s? mismo".

    Doctrina de la Transmigraci?n de las Almas: Sostiene que despu?s de la muerte el alma se traslada al punto de partida y de acuerdo a la bondad o maldad de sus actos, nacer? nuevamente buena o mal y poco a poco se ir? purificando.

    El no reencarnarse se logra cuando se llega a la sabidur?a y en esa perfecci?n, el hombre pierde su individualidad y se identifica con el Brahman. En los Upanishadas, el Brahman se identifica con el Atman... no son diferentes porque en el mundo s?lo hay una esencia, que desde el punto de vista universal es el Brahman y desde el punto de vista particular es el Atman. La unidad es caracter?stica en la filosof?a ind? ? aria.



    3. Per?odo Cl?sico:

    Se caracteriza por:

  • Cr?ticas abundantes y profundas contra el Brahamanismo.
  • La aparici?n de un materialismo demasiado exagerado y de un misticismo profundo.
  • Los autores de este per?odo son hist?ricos.
  • La lengua empleada para expresar las doctrinas es muy popular.
  • La filosof?a de este per?odo no es una filosof?a esot?rica, sino abierta a todos.

    Las doctrinas ortodoxas son f?cilmente conciliables con el Brahamanismo. Sobresalen: Niaya ? Vaisheshica ? Sankya ? Yoga ? Mimansa ? Vendata. Las doctrinas heterodoxas no son conciliables con el Brahamanismo. Sobresalen: Materialismo de los Charvakas ? Jainismo ? Budismo.

    Materialismo de los Charvakas: Es una doctrina o sistema que no solamente ataca el Brahamanismo, sino toda clase de religi?n. Seg?n ellos lo ?nico existente es la materia... los seres animados se reducen a fen?menos materiales. El fin de la existencia para ellos es el deleite material.

    Jainismo: Dividido en varias sectas, entre ellas los albos y los desnudos. Seg?n ellos, el mundo est? compuesto de seres animados e inanimados y el hombre es, ante todo, alma, pero un alma contaminada por la materia. Por eso ?ste, mediante la penitencia, ha de lograr independizarse lo m?s que pueda de la materia, para poder llegar a la felicidad.

    Budismo:

    La Persona de Buda: Naci? probablemente en el a?o 576 a.C. Su verdadero nombre era Sidharta Gautama. Su vida est? envuelta en muchas leyendas de car?cter mitol?gico. Pertenec?a a una familia noble, pero pronto se dio cuenta de los sufrimientos de los dem?s y se propuso realizar una renovaci?n. Se hizo monje, con un m?todo de penitencia exagerado... pronto se decidi? a adoptar otro m?todo. Adopt? el nombre de Buda que significa el Iluminado y agrup? a su disc?pulos en peque?as comunidades.

    Verdades Fundamentales del Budismo:

  • La existencia es sufrimiento.
  • El sufrimiento tiene su origen en el deseo.
  • Si el deseo es fuente de sufrimiento, para suprimirlo es necesario suprimir el deseo.
  • Para suprimir el deseo hay que recorrer ocho etapas:

    • Creencia pura Vida Pura
    • Acci?n pura Af?n puro.
    • Palabra pura Intenci?n pura.
    • Pensar puro Autocontemplaci?n pura.


    El Dharma como constitutivo: Todos los elementos constitutivos de las cosas son llamados Dharmas y son inanimados. Incluso los elementos constitutivos de los seres animados y de los dioses, son inanimados. Estos dharmas duran un instante, por eso el mundo s una ilusi?n, una fantas?a, por cuanto todo va cambiando. Tambi?n el alma es un cambio continuo, s?lo vivimos un instante. El Dharma es, pues, un instante.

    El Dharma como Ley: ese cambio continuo no se realiza por el azar, sino que obedece a una ley: la ley de la casualidad que tambi?n se llama dharma y que rige, no s?lo la casualidad f?sica, sino tambi?n el obrar del hombre. Esta ley se va desarrollando en un ciclo continuo y puede considerarse como absoluta... todo lo dem?s es relativo.

    El Nirvana: El la extinci?n del deseo que produce el sufrimiento. Se puede entender como momentos o estados a los que llega el alma a trav?s de sus diversas reencarnaciones, o tambi?n como la felicidad definitiva y ?ltima a la que llega el alma... y esa felicidad no es m?s que la ausencia del dolor.

    Lo Absoluto: Es un absoluto impersonal que se identifica con la ley que rige el movimiento.



    4. Filosof?a China:

    Kun-Fu-Tse (Confucio): Aproximadamente del siglo VI a.C. (551-479). Su nombre significa "Maestro de la familia Kun". Era muy ambicioso, quer?a alcanzar el poder pol?tico de su estado para poner en pr?ctica las leyes estatales que ?l mismo hab?a ingeniado. Influy? mucho con sus escritos, entre los que sobresalen:

    "Los Cinco Libros King", de los cuales los cuatro primeros son totalmente obra suya... el quinto fue escrito, en parte por ?l y en parte por sus disc?pulos.

    "Los Cuatro Libros Cl?sicos": fueron escritos por sus disc?pulos, pero contienen sus ense?anzas.

    La doctrina de Confucio se caracteriza por estar dirigida al hombre... es antropoc?ntrica. En ella no se encuentra ninguna teor?a metaf?sica sobre el origen del mundo... es m?s que todo un ?tica, parecida, en cierto modo, a la ?tica evang?lica. Considera al hombre como un ser eminentemente social, con una proyecci?n hacia los dem?s. El ideal de todo hombre, seg?n Confucio, es ser sabio... y este ser sabio consiste en guardar el equilibrio, por eso recomienda el conocimiento y el amor a los dem?s y al mundo, pero sin apegarse a ellos. Dice que para ordenar el Imperio y hacerlo apto para el progreso ha de ordenarse primero a los individuos, luego a las familias y despu?s las ciudades.

    Lao Tse: Probablemente del a?o 600 a.C., por tanto, anterior a Confucio. Su nombre significa "Viejo Maestro". Escribi? una obra llamada "Tao-Te-King", que traduce: "Libro sobre el Camino y la Virtud". Entendiendo el Tao como principio, Lao Tse, considera que este es el principio de todas las cosas, la causa primera, identificaba con la ley que rige todo cuanto existe, y esa ley, a su vez, no est? condicionada por ley alguna, es ley en s? misma... es una ley eterna e impersonal.

    En otro sentido considera el Tao como camino en el cual el hombre encuentra su realizaci?n. Al igual que Confucio, tiene en su ?tica, ciertas semejanzas con la ?tica cristiana. Ahora, ?por qu? el pensamiento chino ? ind? y en general el pensamiento oriental no es considerado como pensamiento filos?fico? ?Porque se considera que el pensamiento filos?fico se inicia en Grecia?

    Simplemente porque en oriente todo se basa en la tradici?n, y la filosof?a, en cambio, se inicia cuando un pueblo se desprende de sus propias tradiciones y utiliza la raz?n para llegar a la verdad. Por esto Grecia es considerada como Cuna de la Filosof?a.

    Conclusiones: Si dejamos aparte el oscuro problema de la filosof?a oriental (India ? China), donde los m?s problem?tico es el sentido de la misma palabra filosof?a, y no entendemos a lo que ha sido esa realidad en occidente, encontramos que su primera etapa es la filosof?a de los griegos. Esta fase inicial, emerge de una situaci?n humana concreta: "la del hombre antiguo" en la cual se da de momento el ingrediente filos?fico. Esto tiene dos consecuencias importantes:

    En Grecia se asiste a la germinaci?n del filosofar con una pureza y radicalidad superiores a cuando ha venido despu?s.

    La circunstancia vital e hist?rica del hombre antiguo condiciona directamente la especulaci?n hel?nica, hasta el punto de que el tema capital de la Historia de la Filosof?a griega consiste en averiguar por qu? el hombre, al llegar a cierto nivel de su existencia, se vio obligado a ejercitar un quehacer rigurosamente nuevo y desconocido, que hoy llamamos filosofar.



    5. Grandes etapas de la historia de la filosof?a

    Filosof?a Greco ? Romana: (VI a.C. ? III d.C.) Comienza con la preocupaci?n por explicarse el cosmos como totalidad, dando respuestas cada vez m?s sutiles y menos inmediatas. A partir de los sofistas, la problem?tica se centra en el hombre y en su comportamiento; la demarcaci?n del saber alcanza en Plat?n un desarrollo notable. Ya en el ocaso de la edad antigua aparecen las diversas escuelas helen?stico romanas que buscan un ideal de vida digno del hombre en un mundo pol?ticamente ajeno.

    Filosof?a Medieval y Renacentista: (III ? XVI) Se caracteriza por una preocupaci?n moral, es as?, como los primeros intelectuales cristianos (Patr?stica) tratan de hacer inteligible el mensaje del Evangelio utilizando el marco cultural del momento. La Escol?stica tratar? de demostrar y sistematizar l?gicamente lo conocido por la Revelaci?n cristiana con los elementos de la cultura heredada.

    Filosof?a Moderna: (XVII ? XIX) Centra la problem?tica filos?fica en el sujeto como pensante, el hombre reducido a una cosa que piensa (Racionalismo). Las posibilidades del conocer ser?n cuestiones por el empirismo. El Idealismo Alem?n constituir?, con Hegel, el mayor intento de entender todo a partir de la din?mica del esp?ritu racional. Finalmente, como reacci?n al Idealismo, Marx introduce los factores econ?micos para explicar la realidad.

    Filosof?a Contempor?nea: (XIX ? XX) Hay corrientes que proceden de la etapa anterior: Vitalismo, Historicismo, Materialismo Dial?ctico, Neoescol?stica, etc. En el presente siglo al Fenomenolog?a trata de dotar a la filosof?a de un nuevo m?todo, la Axiolog?a de Max Scheler de un nuevo objeto y Existencialismo pretende centrar en la existencia individual.



    6. La Filosof?a Greco ? Romana

    Origen Hist?rico: En los primeros siglos de nuestra era se hallaba muy difundida la opini?n de que la filosof?a griega era de origen oriental. La mayor?a de los historiadores modernos rechazan esta opini?n, aunque aceptan una cierta influencia oriental en Grecia, dada en los siguientes aspectos:

    Los griegos alaban los conocimientos cient?ficos de algunos pueblos orientales. En la ?poca de Arist?teles se aceptaba com?nmente que las ciencias matem?ticas proven?an de Egipto.

    En el campo de la astronom?a los babil?nicos resultaron maestros de todo el occidente por su adelanto ya desde el tercer milenio antes de Cristo.

    La sabidur?a de los grandes pensadores griegos aparec?a frecuentemente relacionada con largos viajes por distintos pa?ses del Oriente.

    Las profundas y antiqu?simas reflexiones del pueblo ind? sobre el origen y la construcci?n del mundo tampoco fueron extra?as a los griegos, y aunque la filosof?a surgi? como una reacci?n cr?tica contra los mitos, sus contenidos m?s profundos continuaron prolong?ndose en ella.

    Algunos sostienen que la filosof?a griega naci? en las colonias j?nicas, en la costa occidental del Asia Menor, y en estas colonias los griegos manten?an un estrecho contacto comercial y cultural con los pueblos orientales. Mileto, ?feso, Samos y Abdera, dieron origen a muchos de los principales iniciadores de la filosof?a griega.

    Hechas todas estas aclaraciones sobre la influencia de Oriente en Grecia es necesario reconocer la originalidad sustancial de la filosof?a griega.

    En Grecia aparece un nuevo principio transformador de toda la realidad: el esp?ritu de libertad, como conciencia del mismo sujeto humano y de su independencia con respecto al mundo exterior.

    El arte griego es testimonio de un esp?ritu que imprime en la materia el sentido de la libertad. El arte oriental es arm?nico y tradicional, el griego es personal y original.

    En la pol?tica, el hombre abandona la forma de convivencia gregaria, por sometimiento a un d?spota, t?pica de los pueblos orientales, para vincularse como ciudadano capaz de trazarse su propio destino con plena participaci?n en la configuraci?n del Estado.

    Los griegos hicieron del conocimiento cient?fico algo universal y desinteresado, mientras que los conocimientos de los orientales se reduc?an a recetas pr?cticas aplicables a ciertos hechos particulares, pero sin dar raz?n de sus causas.

    En este esfuerzo no utilitarista por conocer las ?ltimas causas de las cosas, las razones m?s profundas y universales de la realidad, los griegos iniciaron el pensamiento filos?fico. As? llegaron a construir sistemas como los de Plat?n o Arist?teles, de m?xima altura en la historia del filosofar, que han permanecido como modelos de la m?s profunda y verdadera reflexi?n filos?fica.

    Mito y Logos: Es imposible separar con claridad el terreno del mito, del terreno de la filosof?a y del logos en la antig?edad. Se puede decir que la filosof?a surgi?, tanto en Grecia como en la India y Egipto, de un movimiento elitista de "desmitificaci?n", al poner en crisis la tradicional sabidur?a m?tica. Estas ?lites comenzaron a buscar la "esencia", no ya en la historia de los dioses, sino en una situaci?n "primordial", en un "comienzo absoluto" que fuese la matriz del Ser, la arch? (principio).

    La diferencia fundamental entre ambas formas de cosmovisi?n reside en el cuestionamiento l?gico de la realidad. El mito no da raz?n de sus afirmaciones. El logos, como su mismo nombre lo indica es raz?n: prueba sus afirmaciones mediante deducciones met?dicas m?s o menos rigurosas.

    El fil?sofo ya no se conforma con el pensamiento tradicional de su comunidad, aceptado por los dem?s con una fe incuestionable. ?l, a solas, libremente y con la fuerza de su reflexi?n moral, examina y prueba lo que por s? mismo debe ser sentido como verdadero. Esto es lo que el logos griego aporta al mito: en nuevo camino, m?s universal, racional y humano para acercarse a la verdad.



    7. Filosof?a pre - ?tica (pre-socr?ticos)

    Se denomina as? por pertenecer a la Pen?nsula ?tica (Grecia Peninsular), donde posteriormente, en Atenas, tendr? lugar la edad de oro de la filosof?a griega. Este per?odo pre-?tico tiene como marco geogr?fico las colonias griegas de Mileto, y ?feso en el Asia Menor y el Sur de Italia, Sicilia, Abdera, etc.

    Grecia, geogr?ficamente, ten?a una posici?n privilegiada para el progreso. Esto favoreci? que los griegos se desprendieran de sus propias tradiciones al entrar en contacto con otros pueblos.

    8. Los Milesios

    Mileto era una ciudad del sur de la jonia (extremo occidental del Asia Menor). Era una ciudad muy importante en la econom?a griega y muy propicia para el despertar del pensamiento filos?fico. Por eso, es en Mileto donde nace la filosof?a griega.

    Arist?teles llama a estos pensadores los "F?sicos" o "Fil?sofos de la Naturaleza". Les preocupa fundamentalmente la constituci?n de la naturaleza, la materia prima de que est? constituido el cosmos, el principio al cual todo se pueda reducir. Creen hallar esta explicaci?n en las cosas materiales, f?sicas: el agua, el aire, el fuego, etc. Las tres figuras capitales de este primer brote filos?fico son:

    Tales de Mileto: 624-546 a.C.: Los relatos antiguos le atribuyen m?ltiples actividades: ingeniero, astr?nomo, financiero, pol?tico. Por eso es considerado como uno de los siete sabios de la antig?edad griega. Probablemente viaj? por Egipto y por eso se le atribuye la introducci?n en Grecia de la Geometr?a Egipcia. Tambi?n predijo un eclipse.

    Seg?n Tales, el principio de todas las cosas es el agua, y al ser el agua, fuente y principio de vida, y constituir el elemento b?sico que todo lo penetra y lo sostiene, piensa que todo est? lleno de esp?ritus, de fuerzas, de muchos demonios y de poderes extra?os: HYLOZOISMO (Animaci?n o vivificaci?n de la materia). Considera el agua como un ser existente en s? y a todos los dem?s seres como secundarios.

    Anaximandro (610-547 a.C.): Probablemente existi? a fines del siglo VII y a principios del VI a.C. Sucedi? a Tales a mediados del siglo VI en la direcci?n de la Escuela de Mileto. Se conserva un fragmento de su libro "Sobre la Naturaleza", considerado el primer escrito filos?fico de occidente. Se le atribuyen sin certeza, diversos inventos de tipo matem?tico y astron?mico, y al confecci?n de un mapa. Es de los primeros, si no el primero, en afirmar que el hombre viene del pez.

    A la pregunta por el principio de las cosas responde diciendo que es el Apeiron = infinito e indeterminado, pero con capacidad de tornarse en determinado. Todos los seres surgen del Apeiron por un proceso de separaci?n o disociaci?n de los contrarios, un movimiento interno en su interior produce perennes remolinos que dan origen a distintos mundos y diferentes elementos por disociaci?n en cada uno de ello. Estos elementos se ordenan seg?n la gravedad.

    El Apeiron es tambi?n el fin de todas las cosas, el tiempo har? que las cosas vuelvan a su unidad primera, al equilibrio absoluto original de donde han salido injustamente. De donde proviene el nacimiento de las cosas, de all? proviene tambi?n su corrupci?n, finalmente, este Apeiron, l?gicamente es concebido por Anaximandro como sustancia divina, y posee los atributos impersonales de la divinidad.

    Anax?menes (585-525 a.C.): Seguramente contempor?neo y disc?pulo de Anaximandro. Considera el mundo como un gran animal viviente, que respira. Para ?l, el arj? es el aire, pero no se trata aqu? de un aire atmosf?rico, f?sico, sino de un aliento vital, espiritual, de una fuerza poderosa que se halla dentro del aire atmosf?rico. Por eso, es algo vivo y divino, que conserva, anima y ordena todo.

    Afirma que del aire nacen todas la cosas, por condensaci?n o por dilataci?n, y a ?l vuelven cuando se corrompen. El aire enrarecido se torna fuego; condensado, viento, despu?s nubes, luego agua, tierra y piedra, y de ah? todo lo dem?s. Poco despu?s de la muerte de Anax?menes, Mileto es arrasado por los Persas (a?o 494 a.C.), desaparece as? este centro de reflexi?n filos?fica, sin embargo el pensamiento filos?fico prosigue en Grecia gracias a Pit?goras.



    9. Los pitag?rico

    Pit?goras: De Mileto, la filosof?a pas? a Samos, donde se cree que naci? Pit?goras hacia el a?o 578 a.C. Varios historiadores dicen que al salir de Samos viaj? por el Oriente, donde aprendi? bastante de los Egipcios. Al regresar de Oriente se estableci? en Crotona, ciudad de Italia, perteneciente a Grecia. All? funda la escuela pitag?rica, de car?cter asc?tico, fil?sofo y cient?fico a la vez. De ?l hablaron varios fil?sofos, entre ellos Her?clito, Plat?n y Arist?teles, pero rara vez se refieren directamente a su nombre, hablan con m?s frecuencia de "Los Pitag?ricos". No se puede distinguir, entonces, entre las doctrinas de Pit?goras y la de sus disc?pulos.

    Los Pitag?ricos formaron una liga o secta, con gentes emigradas que se caracterizan por un marcado sentido de amistad y de fraternidad, y por el estilo de vida propio en el que se iniciaban sus miembros. Se somet?an a una gran cantidad de extra?as normas y prohibiciones. No com?an carne, ni habas, ni pod?an usar vestidos de lana, ni recoger lo que se hab?a ca?do, ni atizar el fuego con hierro, etc.

    Esta comunidad influy? bastante en la vida pol?tica de la regi?n... ten?an una tendencia contraria a la aristocracia, pero acabaron por formar una e intervenir en pol?tica. Como consecuencia de esto se produjo una violenta reacci?n democr?tica en Crotona, y los pitag?ricos fueron perseguidos, muchos de ellos muertos y su casa incendiada.

    Esta persecuci?n trajo como consecuencia la dispersi?n, la cual dio lugar a que la influencia de los pitag?ricos fuera mayor, puesto que se situaron en diversas ciudades. Pit?goras ya viejo se retir? a Metaponte, donde muri? aproximadamente en el a?o 495 a.C.

    Los principales representantes de esta escuela fueron: Euclides, Hipaso de Metaponto, Ecfanto, Alcme?n de Crotona, Arquitas de Tarento y Filolao de Tebas.

    Principales elementos de la doctrina Pitag?rica:

    Doctrina de la Transmigraci?n de las Almas o Metempsicosis: Sostiene que el alma, procede de otro mundo, se ha manchado, vive encadenada al cuerpo y debe llevar una larga vida de expiaci?n y purificaci?n, hasta que logre liberarse del cuerpo y alcance su pureza espiritual primitiva.

    La v?a de purificaci?n abarca una pr?ctica rigurosa, que comprende:

  • El trabajo intelectual.
  • El cultivo de la m?sica.
  • La pr?ctica de la gimnasia.

    Concepto sobre el Cosmos: Es aquel que est? formado por el neuma ilimitado... es uno, sin partes, compacto, pero limitado. Las cosas se formaron por el movimiento eterno que hay en el ser. Este cosmos limitado comenz? a respirar y en el aire que respiraba recibi? el ser y el no ser; de este modo se rompi? su unidad y comenz? a disgregarse, dando origen a la multiplicidad, a la pluralidad num?rica. Ahora bien, si el mundo est? lleno de contrarios, se necesita un elemento que coordine esas oposiciones, y ese elemento es armon?a.

    El N?mero como esencia de las cosas: El arj? o principio ?ltimo que sostiene las cosas en s? es el n?mero. Arist?teles dice: "los pitag?ricos conciben las cosas como n?meros, porque conciben los n?meros como cosas". Seg?n ellos, el n?mero surge de la oposici?n entre elementos antit?ticos: par ? impar, limitado ? ilimitado, lleno ? vac?o, ser ? no ser. Pit?goras hablaba de los n?meros, partiendo de una experiencia: las cosas son n?meros. Por eso, no diferenciaba entre n?meros concretos y abstractos.



    10. Her?clito y los Eleatas

    A fines del siglo VI a.C. surgen dos nuevas escuelas filos?ficas: una j?nica, la de ?feso y otra it?lica, la de Elea. Se preguntan no ya por el primer principio de las cosas, sino por el modo de ser de la realidad y su devenir.

    Her?clito de ?feso (536-470 a.C.): Se dice que era de familia real y que estaba llamado a regir la ciudad de ?feso, pero que renunci? y se dedic? a la filosof?a. Se pude considerar filos?ficamente como sucesor de Parm?nides, aunque no descarta la posibilidad de que hayan sido contempor?neos.

    Se le llama "El Fil?sofo llor?n y melanc?lico" y "El Fil?sofo Oscuro", por cuanto escribi? un libro muy preciso, para que no lo entendiera el pueblo, sino s?lo los intelectuales. Supremamente orgulloso e impulsivo. En varias de sus expresiones deja traslucir el desprecio por la gente del pueblo. Condenaba los cultos y ritos de la religi?n popular y en sus ?ltimos a?os se aburri? de vivir con los hombres y se retir? a los montes.

    Afirma que la realidad est? en continuo cambio y movimiento, que todo fluye y nada permanece. Se apoya en famoso aforismo: "nadie se puede ba?ar dos veces en el mismo r?o, porque el r?o permanece, pero el agua ya no es la misma". Se puede decir que la esencia de las cosas es el devenir, el hacerse. De ah? que las cosas sean y no sean al mismo tiempo.

    De todos los elementos naturales, el que le parece m?s acorde con el devenir es el fuego. Un fuego vivo, eterno e inextinguible es el principio y fin de todas las cosas: "ning?n ser humano, ni divino ha hecho este mundo, sino que siempre fue, es y ser? eternamente fuego vivo que se enciende seg?n medida y seg?n medida se apaga.

    El logos es la causa de la armon?a universal, es la misma raz?n universal, la ley eterna, el orden necesario que rige el proceso de cambio en las cosas; tiene car?cter divino pero inmanente. El devenir se produce por el enfrentamiento de los contrarios. La transformaci?n universal sigue dos v?as: una descendente, por condensaci?n (fuego ? aire ? agua ? tierra) y otra ascendente, por dilataci?n (tierra ? agua ? aire ? fuego). Seg?n el momento en que se encuentren las cosas en esta doble v?a aparecen los contrarios que al chocar engendran nuevas realidades.

    Esto lo lleva a afirmar que la guerra es el padre de todas las cosas. Afirma que el proceso general del cosmos es c?clico, que cada mundo tiene la duraci?n de un Gran A?o (10.800 a?os solares) y luego vuelve a repetirse todo. Her?clito es el primer fil?sofo que trata de estudiar el ser humano. El hombre est? compuesto de cuerpo y alma. El cuerpo se forma de la tierra por v?a descendente. El alma del aire por v?a ascendente.

    El alma m?s perfecta es la del sabio, porque vive acerc?ndose al logos. Aqu? es aplicable su famosa frase: "los que velan tienen un mundo com?n y los que duermen un mundo particular". El hombre vigilante, que sigue lo com?n, es el que llega a "lo sabio". El mundo del sue?o, que es el mundo particular no le permite al hombre superar el campo de la opini?n.



    Los Eleatas: La segunda escuela it?lica de filosof?a aparece en la Ciudad de Elea, al sur de la pen?nsula. Tres hombres la har?n c?lebre: Jen?fanes, cuya obra es de car?cter teol?gico y mora; Parm?nides, el principal representante y el gran metaf?sico de la escuela, y Zen?n, el defensor dial?ctico de la escuela de su maestro.

    Jen?fanes (570-475 a.C.): Natural de Colof?n, en el Asia Menor. Se le considera el precursor de Parm?nides. Seg?n la tradici?n era un rapsoda (poeta). Uni? la filosof?a con la poes?a... filosofaba con versos. Despu?s de muchos a?os de andar errante de ciudad en ciudad cantando sus versos se establece en Elea. Entre sus escritos se habla mucho de "Los Silloi", que son poemas sat?ricos. Tambi?n se menciona el poema "Naturaleza", del cual se conservan algunos fragmentos.

    Defiende la unidad de Dios contra el polite?smo de su tiempo y dice: "Dios es ?nico, inm?vil y est? por encima de cualquier representaci?n humana. Sin embargo su concepci?n es pante?sta". Encontraba inmorales y absurdos a los dioses de Homero y Hes?odo, de los que s?lo se pueden aprender robos, adulterios y enga?os. Se preocupa tambi?n por la ?tica y critica de sus contempor?neos el lujo, los placeres y los deportes por anteponer la fuerza bruta a la sabidur?a y a la virtud.

    Afirma que el primer principio de las cosas es la tierra, de la cual salen y al cual vuelven todas las cosas. Los vivientes nacen del fango, o sea, de la tierra mezclada con agua. Afirma que el mundo estrena cada ma?ana un nuevo sol. La luna es una nube densa, con luz propia, que se forma y se extingue cada mes. El arco iris es una niebla aparentemente de varios colores. Todas las cosas del mundo se destruyen peri?dicamente, mediante la disoluci?n de la tierra en el oc?ano, volviendo al fango primordial, de donde vuelven a salir indefinidamente.

    Parm?nides (540-470 a.C.): Natural de Elea y disc?pulo de Jen?fanes. Conoce el pensamiento pitag?rico. Es el fil?sofo m?s importante de todos los pre-socr?ticos, con ?l la filosof?a adquiere su verdadera jerarqu?a y se constituye en forma rigurosa. En sus manos la filosof?a llega a ser metaf?sica y ontolog?a. Son exagerados los elogios que Plat?n hace de ?l, probablemente motivado por una fina iron?a, incluso, le dedica uno de sus Di?logos: "El Parm?nides".

    Escribe un poema en hex?metros con el t?tulo tradicional "Sobre la Naturaleza", en un tono pol?mico contra los Pitag?ricos y Her?clito. Este poema est? dividido en dos partes: la primera describe el camino de la verdad, recorrido por la raz?n y la segunda describe el camino de la apariencia u opini?n, recorrido por los sentidos. La primera parte es la m?s importante para conocer su pensamiento sobre el ser.

    Ante el ser hay tres actitudes posibles:

  • El no-ser existe, dec?an los pitag?ricos. Parm?nides contradice esto y dice que el no-ser no existe. Pues el ser es porque existe y al no-ser al ser nada existe.
  • El ser existe y no existe a la vez dec?a Her?clito. Parm?nides dice que esto es un absurdo porque el ser es inm?vil y s?lo el movimiento permite que el ser exista y no exista a la vez.
  • El ser existe y es imposible que no exista. En definitiva, seg?n ?l y apoyado en su realismo, el ser existe y el no-ser no existe. Esta es la s?ntesis de su pensamiento.

    El pensar es lo mismo que el ser, es decir, el pensar debe coincidir con el ser, porque lo que no existe (el no-ser) no se puede pensar.

    Cualidades del Ser:

  • Uno: Es decir, completo, sin partes, indivisible.
  • ?nico: Si existieran dos, el uno ser?a y el otro no... por eso es imposible, porque el ser no puede ser y no ser al mismo tiempo.
  • Eterno: Nunca ha sido ni ser?. De la nada no pude salir, de s? mismo tampoco, luego el ser es eterno, no ha tenido principio ni tampoco tendr? fin.
  • Imperecedero: No hay nacimiento ni muerte. El nacer y el morir son nombres vanos.
  • Entero e Inm?vil: El destino lo ha encadenado a ser as?.
  • Inmutable: Si el cambio fuese posible el ser ser?a y no ser?a. Y esto no se da porque el ser permanece siempre igual a s? mismo y permaneciendo siempre igual a s? mismo, permanece en s? mismo.
  • Continuo, homog?neo e indivisible.


    Es una esfera redonda, llena, compacta, igual y homog?nea en todas sus partes, que tiene un l?mite extremo, dentro del cual lo mantienen las ligaduras de la necesidad.

    En la segunda parte del poema, se dedica Parm?nides al estudio del camino de la opini?n, que es una especie de caricatura sobre las teor?as que sobre el origen del cosmos se ten?an. Este camino de la opini?n es el que nos muestra los sentidos, por lo tanto es un camino de apariencias, porque todo lo que nos muestran los sentidos es ilusi?n y enga?o, ya que la verdad s?lo se llega por la raz?n.

    La originalidad de Parm?nides consiste:

  • En haber colocado frente a frente el ser y el no-ser, la unidad y la pluralidad, el conocimiento racional y el sensitivo, la verdad y la opini?n, el mundo y las cosas.
  • El descalificar por completo el testimonio de los sentidos que atestiguan la existencia de las cosas particulares y del movimiento.
  • En aceptar solamente el testimonio de la raz?n.
  • Es el primer fil?sofo que utiliza la abstracci?n.

    Su gran error fue querer aplicar cualidades completamente abstractas y l?gicas al ser ontol?gico, es decir, pas? del pensamiento a la realidad y lo normal es pasar de la realidad al pensamiento.



    Zen?n (490-430 a.C.): Naci? en Elea. Fue famoso por su hermosura. Intervino en pol?tica dando leyes a su patria. Es el disc?pulo m?s importante de Parm?nides, continuador directo de su escuela. A ra?z de una conspiraci?n fracasada contra el tirano Nearco, es encarcelado y torturado. Sinti?ndose perdedor, se mordi? la lengua y se la escupi? en la cara. Escribi? varias obras en prosa: "Erides" (Discusiones), "Contra los F?sicos", "Sobre la Naturaleza", "Explicaci?n Cr?tica a Emp?docles".

    Su descubrimiento m?s interesante es su m?todo, la dial?ctica, que consiste en tomar una tesis aceptada por el adversario o admitida com?nmente y mostrar que sus consecuencias se contradicen entre s?. En suma, sus tesis van contra lo que ordinariamente se piensa.

    Se propuso defender a Parm?nides, por cuanto en la ?poca en que le toc? actuar, la filosof?a de Parm?nides estaba siendo muy atacada, sobre todo a lo referente a la unidad del ser y la imposibilidad del movimiento. Para demostrar que el movimiento del que hablan los Pitag?ricos es una ilusi?n, Zen?n acude a cuatro argumentos fundamentales:

    Argumento de la Dicotom?a: Para que un cuerpo llegue del Punto A al punto B tiene que recorrer primero la mitad del espacio, y antes la mitad de esa mitad, y as? sucesivamente. Ahora bien, como el espacio es divisible hasta el infinito, es imposible que el m?vil recorra un n?mero infinito de partes.

    Argumento de Aquiles: Presenta dos m?viles con distinta velocidad. Aquiles es el hombre de los pies ligeros y si en una carrera ?ste da una peque?a ventaja a la tortuga, nunca podr? alcanzarla, porque para cubrir esa distancia, Aquiles necesita un determinado tiempo, en el que la tortuga se ha adelantado un poco m?s. Para cubrir de nuevo Aquiles esa peque?a distancia necesita un nuevo tiempo, en el que la tortuga avanza otro poco, y as? sucesivamente. En otras palabras, Aquiles no puede alcanzar a la tortuga porque siempre tendr? que recorrer un n?mero infinito de mitades.

    Argumento de la Flecha: La flecha disparada del arco est? quieta y no puede alcanzar el blanco. La flecha est? moment?neamente quieta en cada uno de los infinitos puntos del espacio que debe recorrer. Si est? quieta en cada momento, esto quiere decir que no se mueve.

    Argumento del Estadio: Dos carros se mueven paralelamente en el estadio en direcci?n contraria y a igual velocidad. Cada uno avanza por instantes o puntos indivisibles con relaci?n a una serie que se supone inm?vil. Pero con relaci?n al otro carro, se presenta la divisi?n de los instantes. De lo que se concluye que el movimiento es imposible.

    La fuerza l?gica de estos argumentos deja sin explicaci?n a los adversarios. De ah? que Arist?teles llegue a tenerlo por "El Padre de la Dial?ctica" y que Plat?n afirme que "... Zen?n enred? a sus contempor?neos en las mallas de un oc?ano de argumentos insolubles". Fue tan duro el golpe que Zen?n dio a los Pitag?ricos que pr?cticamente esta escuela desapareci?.

    Meliso de Samos: Es la ?ltima figura importante del eleatismo. Fue un valiente militar que en el a?o 440 derrot? frente a Samos a la escuadra ateniense, aunque Pericles veng? pronto su derrota. Se conservan algunos fragmentos de su poema "Sobre el Ser o Sobre la Naturaleza". Arist?teles lo califica de r?stico y terco por haber confundido el ser con el mundo material.

    Mantiene un concepto ele?tico de la unidad, la eternidad, la homogeneidad, la uniformidad y la inmovilidad del ser. Pero modifica el concepto de ser limitado y redondo como una esfera, afirmando su infinitud. Niega que el conocimiento de las muchas cosas sea un conocimiento de la verdad.

    Juicio sobre los Eleatas: Entre los valores de los Eleatas est? el haber tratado de buscar el arj? en algo m?s espiritual y elevado, a diferencia de las anteriores escuelas que lo buscaban en las cosas materiales.

    Entre los aspectos negativos aparece el hecho de que consideraron la raz?n como ?nica v?a para llegar a la verdad, afirmando que los sentidos son ilusorios. Adem?s tuvieron en cuenta solamente el campo l?gico, descuidando el campo ontol?gico.



    11. Los mecanicistas y anax?goras

    Emp?docles (492-432 a.C.): Su vida est? muy mezclada con la leyenda. Naci? en un pueblo de Sicilia llamado Akragas y que se conoce hoy como Agrigento. La historia lo recuerda como un hombre pol?tico, m?dico, poeta, predicador ambulante, taumaturgo y fil?sofo. Ten?a una posici?n preeminente, pero no se contentaba con ser rey, sino que quer?a ser dios. Unos lo consideraban como un semidios y otros como un charlat?n. Iba por toda Sicilia y por el Peloponeso ense?ando y haciendo curaciones, y muchos lo veneraban.

    Cuanta una tradici?n que para tener un fin digno de su divinidad, se arroj? al Etna. Otra tradici?n dice que fue llevado al cielo, algo semejante a El?as, pero parece m?s bien que muri? en el Peloponeso. Escribi? dos poemas en dialecto j?nico, cuyas diferencias de estilo y car?cter han dado origen al llamado "Enigma de Emp?docles". El primero "Sobre la Naturaleza" trata del problema cosmol?gico. El segundo titulado "Las Purificaciones" es de estilo florido y rico en met?foras y se presenta en ?l como un taumaturgo o como un dios, probablemente motivado por una crisis mora al ser derribado del poder y desterrado de su ciudad.

    El Poema "Sobre la Naturaleza": Desarrolla los siguientes temas:

    Gnoseolog?a: Pone su confianza a la vez en el testimonio de los sentidos y en el de la raz?n, aspirando a llegar por medio de ambos a un conocimiento "seguro" y a una "verdad nueva". La verdad no se alcanza con los o?dos o con los ojos, pero tampoco solamente con la inteligencia, sino con ambas cosas a la vez.

    Cosmolog?a: Dice que hay dos soles: uno aut?ntico, que es el fuego y otro reflejado, que es el que vemos. La noche se produce porque la tierra se interpone entre el sol y el fuego. La luz es algo que va de un lugar a otro y tarde un tiempo muy breve.

    Biolog?a: Los seres son mortales, pero sus principios son eternos. Lo primero que hubo fueron los ?rboles. Se atrevi? a decir que las plantas ten?an sexo y que el calor era masculino. Cre?a en la transmigraci?n de las almas y de s? mismo dec?a: "... yo he sido en otro tiempo muchacho y muchacha, un arbusto y un ave, y un pez mudo en el mar".

    Antropolog?a: El hombre se compone de una mezcla proporcionada de cuatro elementos: fuero, agua, aire y tierra. Las partes s?lidas de tierra; las l?quidas de agua; el alma de fuego y de aire. Nace cuando se mezclan los elementos y muere cuando se separan, aunque los t?rminos nacimiento y muerte son impropios. La salud depende de la armon?a de los cuatro elementos en la sangre, que Emp?docles considera sagrada y que, por tanto prohibe comer o beber.

    La piel est? llena de poros, a trav?s de los cuales se realiza la respiraci?n cut?nea. En esos poros penetra alternativamente la sangre y el aire. La sangre es la sede de las sensaciones. Si se le saca la sangre a un animal, se le quita la vida, el movimiento y la sensaci?n. La sangre que rodea el coraz?n es el centro de la vida, del alma y del pensamiento.

    El ser, pues, est? integrado de cuatro ra?ces o elementos distintos, de los cuales est?n compuestas todas las cosas, incluso los dioses. Lo divino y la naturaleza son una misma cosa y se identifican con un esfero redondo y eterno.

    El Amor y el Odio: Emp?docles, junto con los cuatro elementos se?ala dos fuerzas c?smicas eternas y antag?nicas: el amor y el odio. El odio separa los distintos elementos y el amar tiende a juntarlos. De la mezcla y la separaci?n de los elementos, seg?n la acci?n del amor y del odio resultan todas las cosas. En el movimiento del mundo hay cuatro per?odos que se repiten c?clicamente. El ciclo del Gran A?o dura 30.000 a?os.



    Los per?odos son:

    Predomino del Amor: Durante ?ste los elementos se mantienen unidos y mezclados dentro del ser.

    Principio de la Disgregaci?n: Se inicia con la lucha del odio contra el amor. De aqu? resulta la pluralidad de las cosas. Pero no se llega a la disgregaci?n completa, porque contin?a actuando la fuerza cohesiva del amor.

    Triunfo de la Discordia: El odio lo domina todo, todo es diversidad. Se produce la separaci?n completa de los elementos... la unidad desaparece.

    Triunfo del Amor: Si el odio hubiese triunfado por completo, una vez desunidas todas las cosas, se llegar?a a la disgregaci?n total, pero finalmente irrumpe con fuerza el amor y triunfa plenamente, volviendo el cosmos a su primitiva unidad y armon?a.

    Todo resulta de la unidad o separaci?n de los elementos. No hay nacimiento ni muerte, sino solamente mezcla o separaci?n de los elementos. Primeramente se formaron los ?rboles, que se alimentan de la tierra. El fr?o atrae las ra?ces hacia dentro, y el calor del sol hace subir los tallos y los troncos hacia arriba.

    Despu?s, por obra del amor, se unieron las diversas partes de los animales (cabezas, brazos, piernas, etc.) que hab?an sido formadas por separado y en desorden por la discordia. Primeramente se unieron al azar, de donde result? una serie de monstruos: bueyes con rostro humano, seres mitad hombres y mitad mujeres, pero finalmente, en virtud de una mezcla proporcionada de elementos, fueron apareciendo las especies normales.

    El Poema de Las Purificaciones: En ?l se dirige Emp?docles desde el destierro a sus amigos de Akragas y presenta muchos elementos del orfismo y del pitagorismo. Domina un concepto pesimista de la existencia; sostiene que las almas andan vagando de unos cuerpos a otros ? por esta raz?n condena los sacrificios sangrientos y el comer carne de animales porque ser?a exponerse a dar muerte y a comer alguna persona de la familia ?.

    Este poema termina con una doctrina de la salvaci?n, donde germinan y florecen los dioses colmados de honores y se convierten en verdaderos h?roes. Sin embargo, para ?l, la salvaci?n no tiene car?cter universal de ella quedan excluidos los grandes malhechores, quienes tardar?n largo tiempo en poderla conseguir. Tampoco ser? un estado en que todas se destruyen y vuelven a la unidad, con el predomino del amor, hasta que toque volver a predominar la discordia.

    Finalmente afirma que no es posible acercarse a la divinidad de suerte que se vea con los ojos y se toque con las manos... Dios es un esp?ritu sagrado e inefable que penetra el mundo entero con el pensamiento veloz.



    Anax?goras (500-428 a.C.): Natural de Clazomene, ciudad de Asia Menor. Desde su juventud se traslada a Atenas, y fue el primer fil?sofo que abri? escuela all?, altamente frecuentada por la aristocracia. Entre sus oyentes figuraron: Eur?pides, Prot?goras, Tuc?dides, Mir?n y Fidias. De familia noble y destinado a mandar, renunci? a ello para dedicarse a la vida teor?tica.

    En el a?o 431 Cel? un Tuc?dides presentaron contra ?l una acusaci?n por negar la divinidad del sol y de la luna, fue encarcelado y tuvo que pagar una multa; parece que Pericles lo liber?, pero no pudo seguir en Atenas y se fue a L?mpsaco, colonia de Mileto, donde goza de fama hasta su muerte. All? acu?aron monedas con su efigie y pusieron un elogioso epitafio sobre su sepulcro. Igualmente dos altares en su honor: uno dedicado a la verdad y otro a la Mente. Muri? en el a?o 428 y sus ?ltimas palabras fueron: "en todas partes hay la misma distancia al Hades".

    Fue considerado como un sabio perfecto. Cosmopolita e individualista, desarraigado de la metr?poli e indiferente a la Patria. Alguien le pregunt?: "?es que no te importa la Patria?" y le contest?: "Calla, si me preocupa la Patria... y se?al? el cielo". Cuando se le pregunt? para qu? hab?a nacido, contest?: "para contemplar el cielo y el orden del cosmos". Y cuando recibi? la noticia de la muerte de un hijo, dijo: "ya sab?a que lo hab?a engendrado mortal". Pon?a como fin de su vida la contemplaci?n con la cual se consigue la verdad.

    Goz? de gran reputaci?n como f?sico, matem?tico y astr?nomo. Se le atribuye el tratado "Sobre los Escenarios", un libro "Sobre la Cuadratura del C?rculo", escrito en la c?rcel, y una obra en tres libros "Sobre la Naturaleza". Anax?goras se enfrent? con el problema de la unidad y de la multiplicidad de las cosas y marca un avance muy importante al admitir un doble principio: uno pasivo e inerte, masa ca?tica en que est?n mezclados todos los elementos de las cosas; y otro activo, motor, inteligente y regulador del cosmos, causa de la unidad y del movimiento.

    Dice que nada puede provenir de una materia distinta a la que le constituye, y se pregunta: ?C?mo va a ser posible que el pelo provenga de lo que no es pelo o la carne de lo que no es carne? Adopta el principio fundamental de Parm?nides y de todos los pre-socr?ticos: "de la nada, nada sale". Todo sale del ser... y agrega: todo est? en todo; en cada cosa est?n contenidas todas las cosas... hay de todo en todo.

    Llama homeomer?as a las part?culas peque??simas de que est?n hechas todas las cosas. Y dice: "si tomamos una cosa cualquiera y la dividimos, nunca llegaremos a las ra?ces, porque en la parte m?s peque?a de cada cosa hay partes peque??simas de todas las dem?s... la materia es indivisible hasta el infinito".

    Los elementos no son cuatro, sino tantos como especies de cosas hay. Las cosas se producen por la agrupaci?n de las homeomer?as y se destruyen por su disgregaci?n; se distinguen unas de otras por el predomino de alguno de los elementos. Las cosas no aumentan ni disminuyen y nada hay igual a nada... lo que se ve abre la vista de aquello que no se ve.

    El principio rector del universo es el No?s = la Mente, la cual es infinita, libre, potent?sima, pur?sima, inteligent?sima y conocedora de todas las cosas. Y aunque no obstante, la mente de Anax?goras no es un dios trascendente, sino una fuerza c?smica. Su misi?n no es creadora ni ordenadora puesto que todos los elementos son eternos.

    Afirma que en el principio exist?an todos los elementos juntos, mezclados, indistintos y compactos, pero que la Mente comunic? en un punto de esa masa un impulso de movimiento mec?nico, que se fue propagando hasta producir un movimiento rotatorio en forma de torbellino, y finalmente con el movimiento rotatorio, los elementos se fueron separando y colocando por orden de densidad. Finalmente afirma que los animales proceden de semillas ca?das del cielo.



    12. Leucipo y Dem?crito (460-370 a.C.):

    Leucipo: Carecemos de datos acerca de su vida. Algunos cr?ticos han llegado a dudar de su existencia, pero Arist?teles y Teofrasto lo consideran como el fundador de la Escuela Atomista. Escribi? probablemente dos obras: "La Gran Ordenaci?n del Cosmos" y "Sobre la Mente".

    Dem?crito: Natural de Abdera. Gran figura intelectual en Grecia, excelente viajero y escritor. Famoso por su longevidad, pues rebas? los cien a?os. Su sonrisa continua fue proverbial en la antig?edad. Se dice que para no re?rse de todo, al final de su vida se sac? los ojos. Fue escritor elegante y fecundo. Entre sus obras se cuentan: "La Peque?a Ordenaci?n del Cosmos", "Tritogeneia" (Sobre Moral), "De las Formas", "Del Entendimiento", "Del Buen ?nimo", "Preceptos".

    Ambos son los representantes de la escuela atomista. Normalmente se presentan juntos, porque es casi imposible distinguir el pensamiento que pertenece a uno y a otro. Para los atomistas la realidad est? conformada por unidades o part?culas peque??simas e indivisibles: ?tomos. El n?mero de ?tomos es infinito. Son impenetrables, indestructibles, eternos, pesados y todos de la misma naturaleza. Sin embargo se da entre ellos una infinita variedad de formas externas y de tama?os.

    La dureza y el peso de los cuerpos dependen de la cercan?a de los ?tomos. Estos ?tomos est?n situados en el espacio vac?o o "no ser" y permanecen en continuo movimiento. Pero se trata de un movimiento eterno que resulta de las precisiones y de los choques entre ellos. En esta concepci?n mecanicista del mundo todo est? determinado por las leyes de la naturaleza.

    Las ideas m?s fuertes de su doctrina son:

    Psicolog?a: El alma es material y est? compuesta de ?tomos materiales y esf?ricos, sutiles y de m?viles en todos los sentidos; es el principio de la vida y del movimiento en los animales y en los hombres; se alimenta por la respiraci?n de los ?tomos de fuego esparcidos en el aire. Dem?crito afirma al respecto: "... de los cuerpos se desprende constantemente una especie de peque??simas im?genes que penetran por los poros de los ?rganos sensoriales, y al encontrarse con los ?tomos del alma, originan el conocimiento sensible".

    Teolog?a: En este concepto esencialmente materialista de la realidad tampoco queda lugar para un Dios personal y trascendente. No obstante, los atomistas admiten la existencia de dioses, que moran en los espacios comprendidos entre los distintos mundos, y que viven felices, sin preocuparse lo m?s m?nimo de los hombres. Los dioses est?n tambi?n compuestos de ?tomos, m?s perfectos que los que constituyen los seres terrestres, y son merecedores de la veneraci?n y del culto de los hombres.

    ?tica: En los atomistas solamente cabe una moral estrictamente limitada a la felicidad en la presente vida, sin norma trascendente de conducta ni sanciones futuras. A Dem?crito se le atribuyen numerosas m?ximas morales, muchas de ellas hermosas y cargadas de un gran humanismo. He aqu? una muestra:

    "... el hombre debe producir el dominio de s? mismo bas?ndose en esfuerzo, ejercicio y moderaci?n. Hay que mantenerse con firmeza en las adversidades conservando la grandeza del alma. No aspirar a lo inaccesible, sino desear tan solo lo que podemos alcanzar. Hay que prever las consecuencias de toda clase de excesos y refrenar la ambici?n. El mayor placer consiste en la contemplaci?n de las cosas bellas. La virtud produce la paz del alma, mientras que el crimen es causa de turbaci?n y de temor... no se debe obrar por la opini?n de los dem?s, sino solamente obedeciendo a la propia conciencia".

    Pol?tica: Las leyes son un mal, pues restringen la libertad de la naturaleza; pero son necesarias para obligar a los hombres a obrar bien. Aunque el sabio no tiene necesidad de ellas y debe vivir libremente. Tampoco debe tener familia. La forma preferible de gobierno es la democracia, pues deja mayor libertad. El sabio no tiene patria: "toda la tierra es habitable para el hombre sabio, porque el mundo entero es la patria del alma noble".



    13. Filosof?a ?tica

    La sof?stica y s?crates

    En el siglo V comienza una nueva etapa de la filosof?a griega, caracterizada por ocuparse del hombre y todo lo humano. Los temas anteriores sobre el ser y la constituci?n del cosmos son dejados a un lado por los sofistas. Volver?n a aparecer en Plat?n y Arist?teles, pero ya cuando el tema del hombre se haya constituido en el centro de la reflexi?n filos?fica.

    Atenas se convierte en el centro cultural m?s importante de la ?poca, y en ella alcanza el filosofar universal una de sus m?s altas cumbres con S?crates, Plat?n y Arist?teles. Estos dos ?ltimos crean sistemas tan profundamente pensados que llegan a ser la base de toda la filosof?a occidental posterior.

    La Sof?stica: Atenas se convierte en cabeza de una poderosa liga pol?tica y en centro de la vida cultural y comercial de Grecia, alcanzando el apogeo de su grandeza bajo Pericles. El predomino de la aristocracia fue sustituido por un r?gimen democr?tico en el cual los ciudadanos pod?an hacer o?r su voz en el ?gora e intervenir en los debates p?blicos.

    El arte de la palabra, el brillo de la oratoria y el manejo de la dial?ctica para la discusi?n adquieren gran importancia en un pueblo artista y amante del buen decir. La ret?rica se convert?a en una formidable arma pol?tica, que aseguraba los ?xitos m?s brillantes a quienes sab?an servirse de ella en la plaza p?blica ente los jurados. El triunfo en los debates pol?ticos est? reservado a quienes saben sostener sus posiciones y poseen el arte de la palabra.

    Los sofistas, maestros ambulantes de ret?rica, son bien acogidos e impresionan a todos con los numerosos conocimientos adquiridos durante sus viajes en el uso brillante de la palabra. En un principio el t?rmino sofista (sabio, intelectual) es elogioso. Pero poco a poco va cayendo en descr?dito, al no interesarles la verdad en s?, sino el triunfo en el discutir. Pronto son despreciados por los verdaderos fil?sofos. Plat?n pone de relieve su vanidad y los califica de "... cazadores interesados de gentes ricas, vendedores caros de ciencia no real, sino aparente". As? mismo, Arist?teles los define como "traficantes de sabidur?a aparente, pero no real".

    La sof?stica la conocemos s?lo a trav?s de sus enemigos. Sin embargo parece que constituye una crisis real en el campo de la filosof?a y de las ciencias, en cuanto se corri? el peligro de que ?stas se convirtieran en utilitarismo y en ret?rica vac?a. Los sofistas no llegan a formar escuela. Su pensamientos son muy variados y a veces opuestos.

    Caracter?sticas Generales de los Sofistas:

    Relativismo: Nada hay fijo ni estable. Todo se muda y todo se cambia. Las esencias de las cosas son variables y contingentes.

    Subjetivismo: No existe para ellos una verdad estable y objetiva. Las cosas son como a cada uno le parecen. El hombre es la medida de todas las cosas.

    Escepticismo: No podemos conocer nada con certeza.

    Indiferentismo Moral y Religioso: No hay cosas buenas ni malas en s? mismas, pues no existe una norma de conducta. Con frecuencia eran calificados de ateos, orgullosos e indiferentes.

    Las Leyes: No son inmutables, porque no han sido establecidos por los dioses; son s?lo convenciones de los hombres para poder vivir en sociedad. Los hombres no tienen m?s ley que la natural de sus instintos.

    Oportunismo Pol?tico: Todos los medios son buenos para conseguir el fin que cada uno se propone. El buen resultado justifica los medios para conseguirlo. La elocuencia es el arte de la persuasi?n y puede emplearse para el bien o para el mal. M?s que servir al Estado ense?aban a emplear sus medios para el servicio de los intereses particulares, utilizando para ello el arte de mover los sentimientos y las pasiones.

    Humanismo: Tributaban una adoraci?n hacia la palabra bella, descuidando el fondo y el contenido formal. Centraban su inter?s en los problemas humanos, pero no se preocupaban del hombre en cuanto tal, sino m?s bien del hombre pol?tico y de los problemas pr?cticos relacionados con la polis y la vida del estado.

    Su Finalidad: Se propon?an ante todo educar a la juventud en orden a conseguir fines pol?ticos, a formar hombres de estado, ganar pleitos, conquistar puestos, triunfar en los negocios, sin reparar demasiado en las elecci?n de los medios.

    M?ritos de los Sofistas:

    Haber roto el excesivo exclusivismo con que hasta entonces se centraba el inter?s de los fil?sofos en torno al problema de la naturaleza, haci?ndolo derivar hacia una reflexi?n sistem?tica de los problemas humanos.

    Difunden en el pueblo la inquietud por el discurso racional y el deseo de saber.

    Elaboran el concepto de justicia y ampl?an el concepto de ley, relativizando las leyes civiles particulares con la afirmaci?n de una naturaleza com?n a todos los hombres que fundamenta el derecho y la ley natural.

    En la educaci?n introdujeron el ideal pedag?gico m?s amplio y completo que el tradicional, sac?ndolo de los moldes demasiados estrechos de la antigua formaci?n gimn?stica y r?tmica.

    Finalmente, imprimen un gran avance a la Gram?tica y ala ret?rica al perfeccionar el uso del lenguaje y la oratoria.



    14. Representantes de la Sof?stica:

    Prot?goras (481-411 a.C.): Es el m?s eminente de los sofistas. Hombre de gran cultura. Se dice que fue educado por los magos que acompa?aban a Jerjes. Hizo varias visitas a Atenas. Fue muy apreciado por Pericles. Su libro "Sobre los dioses" fue quemado en la plaza p?blica.

    En gram?tica se le atribuye haber iniciado el estudio cient?fico y sistem?tico de la palabra, distinguiendo los g?neros masculino, femenino, neutro y las partes de la palabra: sustantivo, adjetivo y verbo... En ret?rica distingui? las partes del discurso: exordio, pre?mbulo, disposici?n, exposici?n, discusi?n refutaci?n y conclusi?n. Ense?? durante cuarenta a?os, haci?ndose muy rico con sus lecciones, pues cobraba cien minas con cada curso.,

    Obras: "La Verdad", "Destructores", "Contradicciones", "Sobre el Ser", "Gran Discurso".

    A su obra sobre la Verdad pertenec?a la famosa frase: "El Hombre es la medida de todas las cosas; de las que son en cuanto son, y de las que no son en cuanto no son". Dice que solamente podemos conocer los fen?menos que impresionan nuestros sentidos; de aqu? provienen su subjetivismo, su relativismo y su escepticismo...

    Como nada es estable y cada uno percibe la realidad a su manera, no hay verdad universal, sino tantas verdades como individuos. Cada uno es la norma de su verdad. Todas las apariencias son verdaderas. Lo que es verdad para uno no lo es para otro. Tampoco existen ni el bien ni la justicia fijos y universales. Lo que unos creen bueno, a otros les parece malo. Sobre la existencia de Dios profetizaba el agnosticismo m?s absoluto.

    Georgias (483-375 a.C.): Natural de Leontini, Sicilia. Fue enviado a Atenas como embajador para solicitar ayuda contra los siracusanos, dejando a los atenienses admirados con su elocuencia. Se le atribuye haberse presentado en el teatro de Atenas diciendo: "Preguntad...".

    Escribi? sobre el No-Ser o Sobre la Naturaleza, Un Epitafio, Ol?mpico, Arte Ret?rica, Elogio de Helena y Elogio a la Ciudad de Elea.

    Fue tal vez el orador m?s brillante entre los sofistas. Profesaba una confianza ilimitada en el poder de la palabra. Defend?a tres tesis:

  • Nada existe.
  • Aunque algo existiera no ser?a cognoscible.
  • Aunque algo pudiera ser conocido, no podr?a ser expresado.



    Hippias de Elis: Segunda mitad del siglo V. Visit? Atenas hacia el a?o 421. Fue encargado por sus compatriotas de una misi?n diplom?tica en Esparta. Famoso por su hermosura, sus fuerzas atl?ticas y su prodigiosa memoria. Era capaz de repetir y una lista de sesenta palabras con o?rlas una sola vez. Propon?a un ideal enciclop?dico de educaci?n que abarcaba todas las artes y todas las ciencias.

    Retaba a distinguir a todos cuantos creyeran m?s sabios que ?l. Se present? en los juegos ol?mpicos luciendo un manto, sello, anillo, cintur?n, calzado y frasco de perfume, todo confeccionado por ?l mismo. Plat?n lo describe como g?rrulo, petulante y vanidoso.

    Escribi? numerosas obras sobre las materias m?s variadas: "Synagog?", "El Troyano", "Sobre la Cuadratura del C?rculo", "Eleg?a de Hippias", "Lista de Vencedores Ol?mpicos".

    De su pensamiento extractamos lo siguiente: "... la educaci?n es lo mejor que tienen los hombres; es la depositaria de la cultura humana... es como la siembra que prepara la cosecha, y lo que, una vez plantado en el coraz?n humano, florecer? toda la vida. La ley natural debe prevalecer sobre las leyes civiles que tiranizan a los hombres y les obligan a acciones contrarias a la naturaleza. Proclamaba la igualdad entre todos los hombres, griegos y b?rbaros, arist?cratas y esclavos".

    Pr?dicos de Keos: Disc?pulo de Prot?goras y rival de Georgias. Fue varias veces a Atenas como delegado de Keos. Sobresali? por el cuidado en el distinguir sin?nimos. Plat?n lo describe como hombre rico, pretencioso y refinado, envuelto entre forros de piel. Escribi? Sobre la Naturaleza y las Horas o las Estaciones, en que expon?a sus teor?as morales y donde se mantiene el famoso mito de H?rcules ante la encrucijada de dos caminos: el ancho del vicio y el estrecho de la virtud.

    Ante la vida adopta una actitud pesimista. No hay que temer la muerte, pues mientras vivimos no existe la muerte, y cuando ella existe, ya no existimos nosotros. Para triunfar en la vida es necesario el esfuerzo. Nada bueno ni bello se consigue en este mundo sino con el trabajo.

    Tras?maco: Gran ret?rico y gram?tico. Estudi? el ritmo de la prosa. Ense?? alg?n tiempo en Atenas. Se le atribuyen muchas obras entre las cuales se cuentan: "Gran Arte", "Temas para Oratoria", "Cursos para Excitar la Piedad", "Pol?tica Patria".

    Plat?n critica severamente sus teor?as morales y pol?ticas. Para Tras?maco nada hay justo ni injusto, verdadero ni falso y no hay m?s derecho natural que la fuerza. Lo justo es lo que aprovecha el m?s fuerte y lo que conviene al gobierno constituido. La ley ha sido hecha solamente para los hombres que no tienen valor para escapar de ella. Los dioses han sido inventados por los legisladores para asustar a los hombres... si existen no tiene providencia ni se preocupan por los asuntos humanos.

    Antif?n: Segunda mitad del siglo V a.C. Natural de Atenas, contempor?neo y rival de S?crates. Enemigo de la democracia. Escribi? varios libros: "Sobre la Verdad", "Pol?tica", "Sobre la Concordia", "Sobre la Interpretaci?n de los Sue?os".

    Sosten?a la igualdad de todos los hombres y la fraternidad sin discriminaci?n de naciones. Sostiene que el mayor de todos los bienes es estar en armon?a consigo mismo y con los dem?s. La moderaci?n debe probarse en la tentaci?n, porque el que no ha experimentado el deseo ignora lo que es la templanza. Afirma la existencia y unidad de Dios: "... a la divinidad nada le falta y nada puede recibir porque es infinita y sin ning?n defecto".

    Critias (460-403 a.C.): Arist?crata ateniense. Primo de Plat?n y disc?pulo de S?crates. Aborrec?a la democracia. De car?cter violento. Comenz? a intervenir en pol?tica y pronto fue preso y desterrado. Form? parte del r?gimen de los Treinta Tiranos. Fue muerto por Tras?bulo en el 403. Compuso varios poemas: "Hex?metros", "Eleg?as", "Constituciones". Afirma que los dioses son una creaci?n del hombre ingenioso para atemorizar a los hombres y obligarlos a cumplir las leyes.



    15. S?crates

    Ambiente Socio ? Pol?tico de Atenas: A ra?z de la batalla de Marat?n, ganada por los atenienses, Atenas progres? r?pidamente. En el a?o 462 el partido democr?tico, dirigido por Pericles, llega al poder. A partir de este momento, el pueblo tuvo mucha influencia en los asuntos del gobierno, gracias a la importancia dada al jurado popular.

    Pericles, para engrandecer a Atenas, tuvo que desalojar muchas otras ciudades y trajo a Atenas muchos fil?sofos, que con su pensamiento le dieron gran esplendor a la ciudad, convirti?ndose en foco cultural y comercial. No obstante, hab?a en Atenas ciertos problemas. Su anhelo de sobresalir sobre todas las dem?s ciudades origin? serios conflictos, sobre todo con Esparta. Adem?s, las luchas entre la oligarqu?a y la democracia eran continuas.

    En el a?o 431 tuvo lugar la guerra del Peloponeso y en el 413 lo oligarcas se toman el poder y establecen la dictadura de los cuatrocientos, que poco dur? porque el pueblo la derrib?. A partir del 406 la democracia, que nuevamente se hallaba en el poder, comenz? a cometer errores may?sculos, entre ellas el asesinato de diez de sus propios generales, que aunque hab?an ganado la batalla, no defendieron suficientemente la vida de sus soldados.

    M?s tarde, en el a?o 404, Atenas queda definitivamente sometida a Esparta y los oligarcas se toman el poder con la dictadura de los "Treinta Tiranos", los cuales duraron ocho meses, al cabo de los cuales sube al poder otra vez la democracia, dirigida por Tras?bulo, quien comete grandes errores y crea un ambiente dif?cil. Es en este ambiente, concretamente en el a?o 400, cuando se condena a muerte a S?crates.

    Ambiente Cultural: Con la democracia surgi? una gran conciencia del pueblo. En adelante los edificios p?blicos eran los m?s bellos y art?sticos... el arte se puso al servicio de la ciudad para elevar su nivel cultural. Tambi?n la literatura progres? sobremanera y surgieron los grandes maestros como S?focles, Esquilo, Eur?pides y Arist?fanes. Era una literatura p?blica... todas las obras se presentaban en los grandes teatros.

    Al lado de la literatura estaban los debates p?blicos sobre los m?s diversos temas. En ellos interven?an los fil?sofos, los cuales al exponer las m?s extra?as y controvertidas teor?as, eran tildados de atentar contra la autoridad civil y contra las tradiciones del pueblo. Con esto, los fil?sofos se vieron en dif?cil situaci?n.

    Fuentes: S?crates no escribi? nada. Al preguntarle un d?a por qu? no escrib?a, respondi?: "la escritura se parece a la pintura, sus personajes parecen vivos, pero si se les interroga nada responden... as? son los escritos". Por esto tenemos que recurrir a las fuentes que nos hablen de ?l. Y estas las podemos dividir as?:


    Adversas: Representadas en Arist?fanes que, en su comedia "Las Nubes", ridiculiza a S?crates diciendo que es un ateo y un sofista.


    Favorables: Sobresalen tres autores

    + Jenofonte: Tres de sus obras est?n dedicadas a S?crates: "Recuerdos de S?crates", "La Apolog?a", "El Simposio". En estas obras Jenofonte se vale de sus propios recuerdos y de los que ha escuchado para presentar a un S?crates que no se interesa por las especulaciones cosmol?gicas, sino como un personaje que vive pobremente, con sobriedad, virtuoso y creyente, aunque tambi?n a veces, lo presenta un poco vulgar, tosco y utilitarista.

    + Plat?n: En todos sus di?logos interviene S?crates; pero los que m?s se refiere a ?ste, en los di?logos de la Juventud, por cuanto en ellos trata de mostrar temas que oy? directamente de S?crates. Sin embargo, la presentaci?n que hace de ?ste es muy ideologizada.

    + Arist?teles: Presenta un S?crates al que no conoci? personalmente, sino a trav?s de sus disc?pulos distingue dos aspectos: Hist?rico: Un S?crates que se preocup? por los problemas morales y por formar un hombre en el que se unifique la ciencia y la virtud, para asegurarle un buen ciudadano a Atenas. Idealizado: Es el S?crates presentado por sus disc?pulos y a quien se le atribuyen muchas doctrinas que en realidad no fueron suyas (entre ellas, la doctrina de las ideas).

    Vida: Naci? en Atenas hacia el a?o 469 a.C. Hijo de Sofronisco, artesano escultor y de Fen?retes, quien despu?s de la muerte de su marido se dedic? al oficio de partera. Parece que en su juventud fue escultor, pero no hay ninguna fuente que acredite esto. Hered? de su padre una gran renta, con la cual pudo vivir dedicado a la filosof?a sin mayores preocupaciones econ?micas, pero la perdi? en la guerra del Peloponeso, en la cual particip? dando cumplimiento a sus deberes civiles. En el a?o 420 contrajo matrimonio con Jantipa.

    Probablemente fue disc?pulo de Arquelao hacia el a?o 440, pero no se dej? influir por sus ideas, sino que se dedic? a estudiar el problema del hombre, concretamente, la situaci?n del ciudadano ateniense. Deja las especulaciones sobre el cosmos y centra su atenci?n en el hombre... esto le vali? la siguiente apreciaci?n de Cicer?n: "S?crates hizo descender la filosof?a del cielo a la tierra".

    Consagra su vida a la formaci?n moral de la juventud ateniense, seguro de que all? resid?a el futuro del hombre mismo y de la ciudad. Les orienta hacia el conocimiento del propio sujeto y de su conducta. Repite a unos y a otros la famosa frase gravada en el frontispicio del templo de Delfos: "Con?cete a ti mismo" y asegura que ese es el camino para alcanzar la virtud y la felicidad.

    Tuvo una actuaci?n digna y valiente como ciudadano y soldado, pero, sobre todo, fue el hombre del ?gora, el hombre de la calle y de la plaza, que habla e inquieta a toda Atenas. Su educaci?n fue un poco libresca. Parece que aprendi? astronom?a, matem?tica y m?sica. Su aparente serenidad y su sonrisa inalterable encubren un fondo profundamente tr?gico, pues lleva en su alma todo el dolor y tragedia de Atenas. Viv?a y vest?a muy pobremente, nunca utiliz? calzado. Su fealdad corporal se expresaba con sus dotes morales e intelectuales.

    Frente a los vicios, el lujo y el afeminamiento, frutos de la prosperidad comercial de Atenas, opon?a el ejemplo de una vida austera. Viendo la abundancia de objetos que se ve?an en los comercios exclam?: "Cu?nto es lo que no necesito". Su filosof?a es existencial... se centra en la verdad y el valor... alguien dice: "en S?crates vivir y filosofar se confunden, pues afirmar de ?l que vive buscando la verdad, es lo mismo que decir que busca la verdad viviendo".

    Vivi? siempre en Atenas alejado de puestos y de cargos oficiales. Inicialmente fue un convencido de la democracia, pero cuando ?sta comenz? a cometer errores, simpatiz? con la oligarqu?a, asumi? una actitud permanente de denuncia y se neg? a secundar los intereses pol?ticos del momento. Esto le trajo muchas enemistades e incluso la acusaci?n de deshonrar a los dioses y corromper a los j?venes. Es acusado de impiedad ante el tribunal de los Quinientos y termina condenado a muerte al ser obligado a beber la cicuta.

    Pudo haberse librado de la muerte con la ayuda de sus amigos que le facilitaban la fuga, o aceptando una multa o el destierro voluntario, pero prefiri? permanecer en Atenas y presentarse ante sus jueces. Tambi?n pudo haberse se?alado la pena, pero esto equival?a a reconocerse culpable. Ante el tribunal adopt? una actitud altanera, desde?osa y despectiva que hizo irritar los ?nimos en contra suya. Se acerca a la muerte con el autodominio que le hab?a caracterizado toda la vida. Despu?s de conversar ampliamente con sus familiares y amigos sobre la inmortalidad del alma, bebe serenamente la cicuta mortal.

    S?crates y los Sofistas: Se declar? adversario de los sofistas por considerarlos como los principales culpables de la decadencia de Atenas. Sin embargo no deja de tener con ellos algunas semejanzas exteriores que ocasionaron la confusi?n que le cost? la vida.


    S?crates coincide con los sofistas en su preocupaci?n por la educaci?n de la juventud, pero a diferencia de ellos, no la reduce a una formaci?n brillante y superficial con miras a f?ciles triunfos oratorios y pol?ticos, sino que la orienta sobre todo a la pr?ctica consciente del bien, de la justicia y de la virtud, con el fin de formar ciudadanos y buenos gobernantes.


    Tanto los sofistas como S?crates centran su inter?s sobre los problemas pr?cticos de la conducta moral del hombre, como particular y como miembro de una comunidad social.


    En ambos, los problemas pol?ticos tiene primac?a sobre los puramente cient?ficos. Pero hay una gran diferencia: en los sofistas se trataba de proporcionar medios para el triunfo en los negocios del estado sin reparar demasiado en su legitimidad. S?crates, por el contrario, orienta su actividad y la de sus amigos hacia la superaci?n individual, por medio de la vida virtuosa, a fin de hacerlos aptos para mejorar la vida de la ciudad.

    M?todo Socr?tico: A S?crates le correspondi? actuar en un ambiente sofista; de ah? que su m?todo haya sido el del di?logo, la conversaci?n. Pero con una caracter?stica: es un m?todo muy ?ntimo y muy personal que lleva a la comunicaci?n entre personas.

    Se trata de un m?todo cortante, en el sentido que no permite largas disertaciones. A trav?s del di?logo recurre mucho a las preguntas y en ese preguntar lleva a su interlocutor a reconocer que no sabe nada de lo que se est? tratando, para luego moverlo a reflexionar por s? mismo, a que descubra pos su propio medio la respuesta aut?ntica.

    Arist?teles considera a S?crates como el inventor del m?todo cient?fico de la inducci?n; es decir, el m?todo que va de las partes al todo... que parte de formulaciones particulares para llegar a afirmaciones y verdades generales.

    Al m?todo socr?tico se le ha llamado "May?utica", por cuanto pretende hacer que no se sabe nada. Comprende dos partes: comienza por colocarse en la conciencia y afirmaci?n de ignorancia... es lo que se ha denominado "iron?a socr?tica". Termina con la "May?utica", t?rmino que designa el arte de ayudar a dar a luz a la verdad. En esto parece ser deudor del oficio de su madre.



    16. Doctrina Socr?tica

    La Reflexi?n del hombre sobre s? mismo: Es t?pico su insistente llamamiento a la interioridad. Opone modestamente su "s?lo s? que nada s?" a la pretenciosa sabidur?a de los sofistas y afirma que el principio fundamental de la sabidur?a consiste en el reconocimiento de su propia ignorancia y el reflexionar sobre el propio yo para conocerse a s? mismo. Estimaba como pr?ximo a la locura el ignorarse a s? mismo y creer que se sabe lo que no se sabe.

    Antropolog?a: S?crates tuvo un concepto muy optimista y elevado de la naturaleza y de la dignidad del hombre, como un ser privilegiado entre todos los dem?s seres del mundo, porque tiene raz?n, palabra y ciencia. Distingue entre cuerpo y alma y dice que el alma es de naturaleza divina e invisible y superior al cuerpo.

    Teolog?a: Plat?n y Jenofonte se esfuerzan por defender a S?crates de la acusaci?n asebeia (impiedad), puesto que ?ste fue religioso, tuvo siempre respeto y veneraci?n hacia los dioses de Atenas y practic? los cultos conforme a los ritos tradicionales.

    Dec?a: "que cada uno venere a los dioses seg?n el rito de su ciudad". Manifest? su piedad en la oraci?n, en la obediencia y en los sacrificios. Parece que por encima de los dioses de la mitolog?a tradicional, admir? la existencia de un Dios ?nico, supremo, invisible y ordenador del mundo, aunque no creador.

    La Raz?n: S?crates es considerado, por encima de Parm?nides y Anax?goras, como el verdadero descubridor de la raz?n y el que abre el verdadero camino de la ciencia. Se preocupa de la exactitud, trata de eliminar las suposiciones, de explicar los t?rminos ambiguos y los conceptos oscuros o dudosos para llegar a la claridad y a la certeza.

    Distingue entre su raz?n particular y la raz?n universal, y dec?a: "admiro desde hace mucho tiempo mi propia sabidur?a, pero desconf?o cada vez m?s de ella". Sin embargo, tiene un optimismo completo sobre el poder de la raz?n y de la dial?ctica para alcanzar la verdad.

    F?sica: Desliga por completo la ciencia moral de la ciencia de la naturaleza. Tiene un concepto optimista del universo y lo concibe como una realidad en la que reinan el orden y la armon?a... orden que es definido por la raz?n universal y por la providencia divina. Sostiene que el orden general del universo debe estar en sinton?a con la armon?a de la vida individual del hombre.

    ?tica: Se desarrolla en tres puntos:

    + El Bien: S?crates no tuvo nunca un concepto claro, ni lleg? a dar una definici?n precisa sobre el Sumo Bien. Para ?l no existe un bien trascendente como un ideal al cual haya que orientar la vida, sino muchos y diversos bienes. El Bien es el conjunto de bienes regulados por la raz?n, de cuyo conjunto resulta la vida feliz.

    La caracter?stica fundamental del bien en S?crates es la utilidad: "no hay bien que no sea bien para alguna cosa... lo bueno y lo ?til se identifican". Identifica el bien como lo agradable y el mal con lo desagradable. Buscar el bien mejor y establecer una escala de bienes, implica la renuncia a otros bienes inferiores.

    + La Virtud: S?crates le da un sentido exageradamente intelectualista y llega a identificarla con la ciencia. Dice que hay que ense?arla, porque sin la educaci?n las mejores disposiciones naturales no logran desarrollarse, ni llegan a dar buenos frutos.

    + La Moral: Niega la existencia del mal moral, afirmando que ninguno peca voluntariamente... que el que peca lo hace por ignorancia, sencillamente porque no conoce el bien. Por tanto, no se debe castigar, sino instruir.



    17. Disc?pulos de S?crates

    Tuvo cinco disc?pulos sobresalientes, cada uno de los cuales fund? su propia escuela. Son ellos:


  • Fed?n: Fund? su escuela en Elis, su ciudad natal.
  • Euclides: Fund? su escuela en Megara, su ciudad natal. Uni? la concepci?n del Bien con la del Ser y la Verdad.
  • Ant?stenes: Fund? la escuela de los "C?nicos". La tradici?n lo presenta como un personaje que quiere imitar a S?crates en todo. Se dice que ense?aba en un lugar llamado "Kinosargues" (campo de los perros). Quiso hacer descender la filosof?a al nivel del pueblo y por tanto se hizo burdo en su expresi?n.

    Identific? la virtud con la ciencia y seg?n ?l, el ideal del sabio es la autosuficiencia. Predicaba, como ideal de la sociedad el establecimiento de una sociedad sin estado, sin familia. Aseguraba que el amor es libre, natural y que no puede regirse por ninguna ley, y que la mujer es un bien com?n.

    Pero en la Escuela "C?nica" el m?s influyente fue Di?genes de S?nope. Este acent?o la naturalidad que predicaba Ant?stenes, en el sentido de que deb?a existir una libertad absoluta para todo.

    Andaba sucio, sin t?nica, simplemente con manto, un bast?n y un zurr?n... vestimenta que se convirti? en el uniforme de sus seguidores. Como pretend?a vivir con la mayor naturalidad posible lleg? incluso a comer carne cruda.

    Bibliograf?a:

    Copleston, Frederick. Historia de la Filosof?a. 2 ed. Barcelona: Ariel, 1986. Vol. I. 508p.

    Escobar Valenzuela, Gustavo. Introducci?n a la Filosof?a II. M?xico: Programas Educativos, 1994. p. 3-76.

    Fern?ndez, Clemente. Los Fil?sofos Antiguos: Selecci?n de Textos. Madrid: BAC, 1974. 648p.

    Fraile, Guillermo. Historia de la Filosof?a: Grecia y Roma. 5 ed. Madrid: Cat?lica, 1976. T. I. 852p.

    Hirschberger, Johannes. Historia de la Filosof?a. 12 ed. Barcelona: Herder, 1982. T. I. p. 33-267.

    L?pez De Ipi?a, Emilio. Historia de la Filosof?a. Bogot?: B?ho, 1987. p. 93-150.

    Mar?as, juli?n. Historia de la Filosof?a. 6 ed. Madrid: s.n., 1952. p. 9-96.

    Montemayor, Alfredo. Lecciones de Historia de la Filosof?a. 2 ed. Lima: Proyecci?n. p. 23-59.

    Sanz Adrados, Juan Jos? y Gonz?lez ?lvarez, Luis Jos?. Filosof?a Greco-Romana. Bogot?: USTA, 1982. 243p.

    Tredici, Jacinto. Historia de la Filosof?a. Buenos Aires: Difusi?n, 1859. 335p.

    Trabajo elaborado por

    Juan Paulo Ram?rez S?nchez

    jpaulo29@hotmail.com

    Edad: 21

    Jeric?, Antioquia, Colombia




  • Regresar