Menu
·Inicio
·Documentos Interesantes
·Retórica de la Escuela Austriaca
·Filosofía de Hayek
·Filosofía de Mises
·Noticias


Resumen Camino de Servidumbre

Pagina: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18  Version Imprimible  Indice de Documentos

Cap?tulo IX
Seguridad y libertad


Frecuentemente se representa la seguridad econ?mica como una condici?n indispensable para la verdadera libertad. Por supuesto, hay algo de verdad en eso. Sin embargo, habr?a que contrastar dos tipos de seguridad: la limitada y la ilimitada. La limitada trata de garantizar una protecci?n m?nima contra circunstancias adversas e imprevisibles. Es bueno y conveniente organizar un sistema de seguridad social as? como tratar de combatir las fluctuaciones de la actividad econ?mica.
Pero tratar de garantizar contra las disminuciones de los ingresos que constituyen las durezas impl?citas en el mismo sistema competitivo, tiene que conducir a una planificaci?n que afecta la libertad individual. Esta seguridad es una variante de la ?renumeraci?n justa? del medioevo que buscaba un acuerdo no con los requerimientos del mercado sino con los m?ritos subjetivos (9).
En un sistema donde sea libre la distribuci?n de las personas en las distintas ocupaciones, es necesario que la renumeraci?n corresponda a su utilidad a los dem?s miemmbros de la sociedad, aunque ?sta no tenga relaci?n con los m?ritos subjetivos. Pero lo que no se puede hacer es garantizarle a la gente sus ingresos y protegerlos contras las viscicitudes del mercado. Si no es el mercado el que determina, entonces tendr?a que ser un grupo de personas los que determinaran la ?utilidad? de la gente. ?Y c?mo podr?a medirse ?sta entonces objetivamente?
Habr?a que buscar limitaci?n de producci?n para poder garantizar precios artificialmetne altos aunque esto redujera las oportunidades de otras personas. Y esos otros no podr?an participar en la prosperidad de las industrias controladas. Toda restricci?n de la libertad de entrar en un comercio reduce la seguridad de los que est?n fuera del ?rea protegida. Mientras mejor est?n los asegurados, mayor ser? la demanda de esa seguridad. Y, en la medida en que el n?mero de los protegidos vaya aumentando, se ir? desarrollando todo un nuevo sistema de valores sociales. Se desalentar? toda actividad que implique riesgo y se censurar?n las ganancias que justifican tomar esos riesgos. No ser?a la independencia sino la seguridad lo que dar?a status social, y el prestigio no estar?a determinado por el ?mpetu empresarial sino por la certidumbre de una pensi?n.
Fue la extensi?n de los m?todos de la guerra a otras esferas de la vida civil despu?s de la I Guerra Mundial (aunque los primeros intentos se retrotraen a Bismarck), lo que le di? su car?cter peculiar a la estructura social de Alemania. Hay que volver a aprender que libertad exige un precio, y que hay que estar dispuesto a sacrificios materiales para preservarla. Como dijo Benjam?n Franklin, ?Los que est?n dispuestos a renunciar a la libertad para comprar un poco de seguridad temporal, no merecen ni la libertad ni la seguridad?.

(9) La concepci?n del ?precio justo? era defendida encarnizadamente por los gremios medievales. Fue una de las t?picas trabas al desarrollo de las fuerzas productivas que caracterizaba a la sociedad feudal. La libertad de contrataci?n reside precisamente en dejar que el salario, como los dem?s factores de la producci?n, sea establecido por la oferta y la demanda. Aunque, en cierta medida, los sindicatos pueden imponer la violaci?n de este principio esto siempre tiene tendencias perversas sobre la econom?a. A la Iglesia le ha costado mucho trabajo desembarazarse de ese concepto arcaico. S?lo muy recientemente ha venido a reconciliarse con algunas de las caracter?sticas del capitalismo.

Pagina: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18  Version Imprimible  Indice de Documentos
Visitantes
Actualmente Hay 1 Visitante(s)

Enlaces







@ Webmaster: Juan Luis Herrera García jluishg@ufm.edu
Página generada en 0.004 segundos>
Visitante No. 42359