Menu
·Inicio
·Documentos Interesantes
·Retórica de la Escuela Austriaca
·Filosofía de Hayek
·Filosofía de Mises
·Noticias


Resumen Camino de Servidumbre

Pagina: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18  Version Imprimible  Indice de Documentos


Cap?tulo III
Individualismo y Colectivismo


Es imprescindible tener en cuenta que el socialismo no s?lo significa un objetivo de mayor igualdad y seguridad sino tambi?n un m?todo: la abolici?n de la propiedad privada de los medios de producci?n, y la creaci?n de un sistema de ?econom?a planificada? en la que un organismo de planificaci?n central sustituye a los empresarios que trabajan por una ganancia (5).
Es necesario subrayar que la discusi?n sobre el socialismo no puede limitarse a los fines sino que tambi?n tiene que comprender los medios que hacen falta para conseguir esos fines. Porque el problema es que los m?todos para conseguir una distribuci?n igualitaria siempre son iguales, lo mismo sirvan para beneficiar a una raza superior que a los miembros de una aristocracia.
La discusi?n entre los modernos planificadores y sus oponentes gira en torno a cu?l es la mejor forma de conseguir nuestros objetivos. Lo que se discute es si una utilizaci?n racional de los recursos exige una direcci?n centralizada o si es mejor limitarse a crear las condiciones para que sean los individuos los que puedan planificar de la mejor manera posible.
El pensamiento liberal no es defensor de ning?n status quo. Considera sencillamente que la mejor manera de coordinar los esfuerzos humanos es mediante la competencia. Pero para que la competencia pueda funcionar exitosamente hay que crear un marco legal bien reflexionado. La competencia es el ?nico m?todo mediante el que podemos coordinar nuestras actividades sin la intervenci?n arbitraria de alguna autoridad. Por supuesto, el mantenimiento de la competencia es perfectamente compatible con la prohibici?n de usar substancias t?xicas, la limitaci?n de las horas de trabajo o la exigencia de ciertas condiciones sanitarias. En ese sentido, el ?nico problema es determinar si las ventajas que se consiguen son mayores que los costos sociales que imponen.
Obviamente, el funcionamiento de la competencia requiere, y depende, de condiciones que nunca pueden ser totalmente garantizadas por la empresa privada. La intervenci?n estatal siempre es necesaria pero la planificaci?n y la competencia s?lo pueden combinarse cuando se planifica para la competencia, no en contra de ella.

(5) En el mundo posterior a la Guerra Fr?a, habr?a que redefinir la pol?tica econ?mica colectivista. Fracasados sus dogmastradicionales b?sicos (su desprecio por el mercado, su pasi?n por la estatizaci?n o nacionalizaci?n de las empresas) ahora parece caracterizarse por la enorme cantidad de regulaciones burocr?ticas con que el gobierno central abruma a la empresa privada (que en EEUU incluyen la acci?n afirmativa) as? como por la excesiva carga tributaria necesaria para mantener su inmenso aparato burocr?tico de beneficencia social.

Pagina: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18  Version Imprimible  Indice de Documentos
Visitantes
Actualmente Hay 1 Visitante(s)

Enlaces







@ Webmaster: Juan Luis Herrera García jluishg@ufm.edu
Página generada en 0.004 segundos>
Visitante No. 42359