Menu
·Inicio
·Documentos Interesantes
·Retórica de la Escuela Austriaca
·Filosofía de Hayek
·Filosofía de Mises
·Noticias


Resumen Camino de Servidumbre

Pagina: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18  Version Imprimible  Indice de Documentos


Cap?tulo IV
La ?inevitabilidad? de la planificaci?n


Se habla mucho de que la planificaciones es inevitable. Se dice que los cambios tecnol?gicos han hecho imposible la competencia en toda una serie de campos, y que la ?nica opci?n que nos queda es el control de la producci?n o bien por los monopolios privados o bien por el gobierno. En gran medida, esta tesis se deriva de la doctrina marxista de la ?concentraci?n de la industria?.
La supuesta causa tecnol?gica del crecimiento de los monopolios es la superioridad de la empresa grande sobre la peque?a, debido a la superior eficiencia de los m?todos modernos de producci?n en masa. Sin embargo, la superioridad de la gran empresa no ha sido demostrada nunca. Frecuentemente, los monopolios son producto de otros factores como los acuerdos secretos o una deliberada pol?tica gubernamental. No constituyen ninguna tendencia ?necesaria? del capitalismo. Si as? fuera, hubieran aparecido primero en los pa?ses de capitalismo m?s desarrollado. Pero no fue as?. Los monopolios aparecieron primero en Estados Unidos y Alemania, pa?ses de capitalismo joven. El crecimiento de los monopolios y carteles en Alemania desde 1878, fue una pol?tica deliberada del gobierno alem?n. Fue el primer gran experimento en ?planificaci?n cient?fica? y ?organizaci?n consciente de la industria?. El supuesto ?inevitable? desarrollo del capitalismo en ?capitalismo monopolista? fue simplemente una idea popularizada por te?ricos alemanes, particularmente Sombart. Cuando EEUU sigui? una pol?tica altamente proteccionista a principios del siglo XX, esto pareci? confirmar sus generalizaciones.
La afirmaci?n de que la complejidad de la civilizaci?n industrial moderna hace necesaria la planificaci?n central revela una falta de comprensi?n sobre la verdadera funci?n de la competencia. Lejos de s?lo ser apropiada para condiciones relativamente simples, es la misma complejidad de la divisi?n del trabajo en las condiciones modernas es lo que hace de la competencia el ?nico m?todo eficiente para poder conseguir esa coordinaci?n. Es precisamente cuando los factores a tomar en cuenta son tan numerosos que es imposible conseguir una visi?n de conjunto sobre los mismos, cuando la descentralizaci?n se hace verdaderamente imprescindible.
En efecto, el mercado en un sistema que registra autom?ticamente todos los actos individuales relevantes y permite a los empresarios ajustar sus actividades a las de los dem?s con s?lo observar el comportamiento de unos cuantos precios. Los esfuerzos individuales se coordinan as? mediante un mecanismo impersonal que trasmite la informaci?n relevante.
Una de las razones que explican que haya tantos expertos que apoyen la planificaci?n centralizada estriba en que los ideales t?cnicos que cada uno persigue pudieran ser alcanzados, si s?lo cada uno de ellos pudiera convertirse en el ?nico objetivo ?nico a conseguir. Una de las razones que alimenta la rebeli?n de los especialistas contra el sistema es, precisamente, que sus ideales son inalcanzables. Lo que les resulta dif?cil de comprender a los especialistas es que cada uno de esos objetivos s?lo puede ser alcanzado mediante el sacrificio de los dem?s (6). Lo que agrava la dificultad de la tarea es que hay que balancear lo que nos importa mucho con otros factores en los que estamos mucho menos interesados.
El movimiento a favor de la planificaci?n deriva mucho de su fuerza de reunir a todos los idealistas unidireccionales, a todos los hombres y mujeres dedicados a la persecuci?n de un solo ideal. Pero su devoci?n a la planificaci?n no es el resultado de una amplia visi?n de la sociedad sino, todo lo contrario, de una exagerada valoraci?n de sus estrechos intereses. Probablemente sean los m?s peligrosos para poner al frente de la sociedad porque del idealista unidireccional al fan?tico no suele haber m?s que un paso.

(6) Un caso que viene a la mente es el de los ambientalistas o ?verdes? contempor?neos, cuyos grupos extremistas aspiran a eliminar... ?el crecimiento econ?mico!

Pagina: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18  Version Imprimible  Indice de Documentos
Visitantes
Actualmente Hay 1 Visitante(s)

Enlaces







@ Webmaster: Juan Luis Herrera García jluishg@ufm.edu
Página generada en 0.004 segundos>
Visitante No. 42359