Menu
·Inicio
·Documentos Interesantes
·Retórica de la Escuela Austriaca
·Filosofía de Hayek
·Filosofía de Mises
·Noticias


Resumen Camino de Servidumbre

Pagina: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18  Version Imprimible  Indice de Documentos


Cap?tulo V
Planificaci?n y democracia

El rasgo com?n de todos los sistemas colectivistas es la deliberada organizaci?n de toda la actividad de los individuos en funci?n de un objetivo social definido, rechazando cualquier ?rea donde los intereses individuales sean lo m?s importante. Ahora bien, el bienestar de millones no puede ser medido en una sola escala, depende de muchas cosas que s?lo pueden conseguirse mediante una infinita variedad de combinaciones. Es por eso que ese bienestar de millones no puede ser expresado mediante un objetivo ?nico sino gracias a una gran jerarqu?a de objetivos en las que las necesidades de cada persona ocupan un cierto lugar. Pretender dirigir nuestras actividades mediante un plan ?nico significar?a poder darle a cada una de nuestras necesidades un lugar en un orden de valores entre los que el planificador tendr?a que poder escoger. Pero eso es simplemente imposible. ?C?mo decidir, por ejemplo, d?nde ubicar recursos necesariamente limitados? ?En un nuevo hospital en el campo? ?En una m?quina sofisticada para un centro de investigaci?n? ?En un aumento de salarios a los maestros? Por otra parte, esto tambi?n requerir?a un c?digo ?tico completo porque ser?a la ?nica forma de poder establecer alg?n tipo de priorizaci?n.
Por supuesto, no estamos acostumbrados a pensar en c?digos morales completos. Constantemente estamos escogiendo entre diferentes valores sin que haya un c?digo social que nos se?ale qu? deber?amos escoger. En realidad, el desarrollo de la civilizaci?n ha ido acompa?ado de la progresiva disminuci?n de reglas de conducta fijas para orientar la acci?n. El hombre primitivo rodeaba de un elaborado ritual casi todas sus actividades cotidianas y estaba limitado por una infinidad de tab?es. Ni siquiera hubiera so?ado con hacer las cosas de manera diferente a los dem?s miembros de la tribu. Ha sido el desarrollo de la civilizaci?n, precisamente, el que ha ido disminuyendo el n?mero de esas reglas y haci?ndolas m?s generales.
La filosof?a del individualismo no est? basada en la idea de que el hombre deba ser ego?sta. En lo que est? basada es en la aceptaci?n de la imposibilidad de incluir en nuestra escala de valores algo m?s que un peque?o sector de las necesidades del conjunto de la sociedad. De aqu?, la imposibilidad de un plan social ?nico. Las ?nicas escalas de valores son las parciales, que son diferentes entre un individuo y otro y que frecuentemente son contradictorias. De esto, el liberalismo concluye que, dentro de ciertos l?mites, se le deber?a permitir a los individuos perseguir sus propios valores sin interferencia de los dem?s. Esto no excluye el reconocimiento de la coincidencia de objetivos individuales que hace posible y conveniente la asociaci?n para conseguirlos. Pero esa acci?n conjunta est? limitada a los casos en que esos puntos de vista individuales coinciden.
Es el precio de la democracia que las posibilidades de un control consciente se encuentren restringidas a los campos en donde haya un acuerdo real y que, en otras ?reas, haya que dejar las cosas al azar. La democracia es esencialmente un invento para salvaguardar la paz interna y la libertad individual. No tiene nada de infalible ni de seguro. La planificaci?n y la democracia chocan porque la planificaci?n exige cierta supresi?n de la libertad.


Pagina: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18  Version Imprimible  Indice de Documentos
Visitantes
Actualmente Hay 1 Visitante(s)

Enlaces







@ Webmaster: Juan Luis Herrera García jluishg@ufm.edu
Página generada en 0.004 segundos>
Visitante No. 42489