Menu
·Inicio
·Documentos Interesantes
·Retórica de la Escuela Austriaca
·Filosofía de Hayek
·Filosofía de Mises
·Noticias


Resumen Camino de Servidumbre

Pagina: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18  Version Imprimible  Indice de Documentos

Cap?tulo VII
Control econ?mico y totalitarismo


La mayor?a de los planificadores tienen pocas dudas de que una econom?a dirigida tienen que ser administrada de manera m?s o menos dictatorial. El consuelo que nos ofrecen es que esa direcci?n s?lo se aplicar?a a problemas econ?micos. Sin embargo, los objetivos de las personas racionales nunca son econ?micos. La motivaci?n econ?mica s?lo significa el deseo de poder alcanzar fines no especificados. Si luchamos por el dinero es porque ?ste nos ofrece el mayor rango de opciones al disfrute del producto de nuestro trabajo.. Debido a que las limitaciones del dinero son las que nos hacen sentir las limitaciones de nuestra relativa pobreza, el dinero viene a simbolizar esas restricciones. Sin embargo, el dinero ha sido el mayor instrumento de libertad que sehaya inventado nunca. El dinero le abre m?s posibiildades a los pobres que las que ten?an los ricos hasta hace poco.
Pensemos lo que significar?a que las recompensas no se entregaran en dinero. Significar?a que uno no podr?a escoger, y que el que diera la recompensa no s?lo determinar?a la magnitud de la misma sino tambi?n la forma en que ?sta habr?a de disfrutarse. Siempre que podamos disponer libremente de nuestros ingresos y de nuestras posesiones, la p?rdida econ?mica siempre nos privar? de lo que consideramos menos importante. Una p?rdida econ?mica es una cuyos efectos podemos hacer recaer sobre las menos importantes de nuestras necesidades, y lo mismo con la ganancia. Los cambios econ?micos s?lo nos afectan marginalmente.
Lo valores econ?micos son menos importantes para nosotros que muchas otras cosas precisamente porque somos libres de decidir lo que, para nosotros, es m?s o menos importante. La cuesti?n que plantea la planificaci?n econ?mica es si somos nosotros los que debemos decidir lo que es m?s o menos importante o sin son las autoridades planificadoras. Una autoridad planificadora controlar?a la utilizaci?n de los recursos limitados para la satisfacci?n de todos nuestros objetivos.
No s?lo la planificaci?n tendr?a que ver con nuesta capacidad como consumidores sino tambi?n con nuestra capacidad como
productores. Tendr?amos que ajustarnos los est?ndares que la autoridad planificadora fijara para poder simplificar su tarea. Y para simplificar su tarea tendr?a que reducir la diversidad de las capacidades individuales a unas a una pocas categor?as de unidades intercambiables, y descartar deliberadamente las diferencias personales menores.
Puede ser que el objetivo de la planificaci?n sea que el hombre deje de ser un medio. Pero, en la pr?ctica -puesto que el plan no puede tener en cuenta las preferencias y las repulsiones individuales- el individuo se convierte m?s que nunca en un medio a ser utilizado por las autoridades al servicio de esa abstracci?n que es ?el bien de la comunidad?.
Hay gente que critica que en una sociedad competitiva casi todo puede ser conseguido por cierto precio. Eso parecer muy espiritual y muy moralista, pero lo que realmente quiere decir es que no deber?amos poder sacrificar necesidades menores para salvarguardar nuestros objetivos m?s importantes, y que alguien deber?a hacer esas decisiones por nosotros. Porque o el precio de la satisfacci?n de las necesidades est? establecido por el mecanismo impersonal del mercado, o est? establecido por alguna autoridad. No podemos olvidar que todos nuestros objetivos compiten por los mismos medios.
No es nada sorprendente que la gente quisiera ser aliviada de las duras opciones que los hechos nos imponen. Y tampoco es extra?o que est?n dispuestos a creer que esas opciones no son realmente necesarias sino que les son impuestas por un cierto sistema econ?mico. En realidad, lamentan que haya un problema econ?mico.
La creencia de que no hay realmente un problema econ?mico es confirmada por la ch?chara absolutamente irresponsable sobre la ?riqueza potencial?, y sobre ?la escasez en medio de la abundancia? (8). La realidad es que nadie, nunca, ni en Estados Unidos ni en Europa Occidental, ha podido producir ning?n plan para elevar la producci?n lo suficiente como para poder eliminar la pobreza. No hablemos ya del resto del mundo.

(8) En Cuba nos hemos criado oyendo esa ch?chara irresponsable de que ?ramos un pa?s rico, cuyo sentido ideol?gico ahora vemos claro. ?Por qu? entonces ?ramos pobres? ?Porque nos robaban!, respond?a la demagogia imperante, porque nos robaban los gobiernos corrompidos, porque nos robaban los imperialistas yanquis (que exportaban las ganancias) y porque nos robaban los capitalistas cubanos con su consumo suntuario. Se deduc?a, impl?citamente, que la f?rmula para conseguir la riqueza era extremadamente sencilla: aliminar a los ladrones.
Despu?s hemos o?do repetir que ?tambi?n Angola y Zaire son ?ricos? porque tienen petr?leo, uranio y otras materias primas! Ese tipo de razonamiento sof?stico apunta a culpabilizar de la pobreza precisamente a las inversiones que est?n luchando por superarla. Su objetivo es desprestigiar a los capitalistas para luego poder ocupar su lugar, con las desastrosas consecuencias que conocemos.
La diferencia entre el ?potencial? y la realidad es enorme. Cualquier muchacho ?gil y fuerte es, potencialmente, un jugador de Grandes Ligas... Pero, para pa?ses completos, realizar sus potencialidades es todav?a infinitamente m?s dif?cil. El principal capital de un pa?s lo constituye su pueblo, su nivel de educaci?n, de instrucci?n, de esp?ritu de sacrifio y de h?bitos de trabajo y ahorro. Y, en segundo lugar, la organizaci?n social que ese pueblo adopte para poder maximizar la energ?a creadora de sus ciudadanos. No sus materias primas, como lo saben muy bien los japoneses.

Pagina: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18  Version Imprimible  Indice de Documentos
Visitantes
Actualmente Hay 1 Visitante(s)

Enlaces







@ Webmaster: Juan Luis Herrera García jluishg@ufm.edu
Página generada en 0.005 segundos>
Visitante No. 42489